Esta frase, que tantas veces se oye, es cierta.   Sobre todo cuando no has pensado más allá de los próximos cinco años en tu vida o si solo has imaginado tu jubilación como una nebulosa difusa llena de tiempo libre, aficiones mil, playa, dormir hasta que quieras…..etc.

                     Así estaba yo al meterme en el proyecto de cohousing de una forma impulsiva e intuitiva, y ello me hizo reflexionar sobre el tema y empecé a tener sentimientos que no me gustaban.    

                     La primera , la idea de dejar mi bonita casa, mi refugio, después tener que deshacerme de algunos de mis objetos, moverme a otro sitio, pensar en la vejez….y tal vez en mis limitaciones.   Me di cuenta de que el comprometerme con el proyecto me empujaba a todo eso y sentía resistencia:  “es pronto..” “¿pensar en esto, ahora? cuando yo estaba tan tranquila”, “¿qué estoy haciendo?” ,“no soy tan mayor” , “habrá tiempo después, más tarde” ,  “yo todavía me siento joven, eso es para muy mayores”, “no conozco a la gente”.

                    Así que entiendo perfectamente la frase, tengo miedos, dudas, incertidumbre, mirar de frente a esos años de nuestra vida, a los que no queremos mirar, me produce cierto vértigo, no me siento preparada.

                     Así que decidí no decidir.   Ya me había metido en el proyecto, quería conocerlo más, saber, y conocer a la gente que está en el mismo.   A la vez, que sentía incertidumbre y miedos, respetaba mis dudas y he seguido caminando.

                        He ido colaborando, haciendo amistades, informándome en qué consiste este complejo proyecto y me he ido ilusionando en compartir un futuro más fácil, activo, en compañía de personas que van buscando lo mismo. 

              Y sigo sintiendo mis resistencias y miedos, es un proceso vital importante el decidir cómo vivir las últimas décadas de la vida, para el que como tantos otros momentos vitales no nos hemos preparado, la mayoría de las veces, vamos improvisando.   Y sin embargo, siento que con este proyecto, puedo elegir con más conciencia y más opciones.    Así que aquí sigo, con mis inseguridades y miedos, porque por si acaso, no me quiero quedar fuera, no sea que sí que sea, mi proyecto vital.

Compartir en
Esta entrada fue publicada en y etiquetada como . Agrega a marcadores el enlace: .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *