Domingo, 18 de febrero, aunque estamos en invierno bien podría haber sido un bonito día de primavera.

   En esta ocasión, la comisión de actividades, nos propuso un viaje de 1000 años atrás visitando La Aljafería (Palacio de la Alegría).

   Con las entradas ya reservadas, por gentileza de Clara, nos sumergimos sin darnos cuenta en un paseo a través de la historia de este Palacio que en sus inicios fue residencia de recreo de los reyes musulmanes, recinto fortificado y residencia de los Reyes de Aragón. Tuvo una parte tenebrosa como sede y cárcel de la Inquisición, fue Palacio de los Reyes Católicos, acuartelamiento durante el reinado de Carlos III y tras otros muchos cambios llega hasta la actualidad como un referente histórico y cultural para Zaragoza acogiendo la sede de las Cortes de Aragón desde 1987 y que pudimos visitar antes de terminar nuestro bonito paseo palaciego.

   En poco más de una hora soñamos con el esplendor del pasado, paseando entre los naranjos en flor y el murmullo del agua y también pudimos imaginar la dureza de los presos en sus celdas . Muchas sensaciones a través de las explicaciones de la guía que amablemente nos fue conduciendo por cada rincón y que nos sirvió para disfrutar de esta joya del arte hispanomusulmán que bien merece una y mil visitas.

   Como broche para cerrar una estupenda mañana de domingo, no podía faltar una terraza y un brindis por la buena compañía, que siempre invita a repetir. Un día de invierno primaveral inolvidable para Las Crisálidas que tuvimos la suerte de poder asistir.

Compartir en