Hola, soy Elena, nací en Barcelona. Mis padres eran de Valencia, mi padre había estado años en batallón de trabajadores y campo de concentración, estaba exiliado de su pueblo.

   Mi madre era de Xátiva, era muy alegre y feliz. Tuvieron cuatro hijos: dos mayores que yo y otro más pequeño. Mi infancia fue la mejor época de mi vida, salíamos a la montaña y a la playa a pasar el día con toda la familia. Nosotros pasábamos muchas necesidades por ser hijos de quien éramos. Al no poder tener mi padre licencia de taxista, trabajaba para otras personas, pero en mi casa siempre había alegría. Me tuve que casar joven, a los 18 años ya tenía dos hijos. No fue una época buena. También tuve que hacerme cargo de mi hermano pequeño. 

   Después me fui a vivir a un pueblo cerca de Barcelona llamado Polinyà, ahí empecé a moverme en todas las asociaciones de vecinos, de padres y a conocer gente de las mismas inquietudes. Estuve ocho años en la junta de la asociación de padres, cuatro en el consejo de dirección, trabajando, llevando la casa y a mis hijos, preparándome para ir a la universidad, en aquella época apenas dormía. Con mis compañeros nos presentamos a las elecciones municipales y ganamos, mi mejor amiga fue alcaldesa ocho años. 

   Por problemas laborales tuve que venir a Zaragoza, conocí a sus gentes, porque en verano venía a un pueblo de la ribera del Jalón a pasar el verano.

   Mi mayor afición siempre ha sido andar, desde que era niña. Aquí empecé a hacer rutas y conocer gente, hacía rutas todos los fines de semana. Entré en la Coapa, haciendo rutas por todo Aragón y de gran fondo como la Calcenada, la Jorgeada 10 veces. 

   Mientras pueda seguiré andando. 

   Siempre he querido que en mi madurez pudiera vivir en sistema de cooperativa, lo conozco desde hace muchos años. Espero que no tardemos en tener algo. 

   Gracias por aceptarme.

Compartir en