El pasado 11 de marzo algunos socios de Las Crisálidas asistimos, invitados por nuestros amigos M.ª Pilar Clemente y Javier Vicente, a la charla-presentación de su proyecto “Vacaciones Permanentes” que tuvo lugar en el centro social librería La Pantera Rossa.    

   La charla fue amena e interesante, apoyada por la proyección de imágenes en las que pudimos visualizar tanto las bases de su proyecto como la localización y el solar adquirido.  

   De su exposición se desprende que los principios y valores en que se basa el proyecto son básicamente los nuestros: una comunidad autogestionada, participativa, que propicie la convivencia para lograr una vejez activa y saludable, con una relación respetuosa con los demás y con el entorno. Respeto, diálogo, cordialidad, participación, empatía, generosidad, etc. Ahí nos identificamos plenamente. 

   En cuanto a su proyecto en concreto, se trata de una cooperativa ubicada en Alfara de la Baronía (Valencia), en un solar muy extenso, rodeado de naranjos, pendiente de algún cambio en la calificación y muy cerca del pueblo y próximo a Sagunto. Cuentan con la colaboración del ayuntamiento para facilitarles las gestiones e incluso les prestan un local para sus reuniones en esta fase anterior a la construcción.

    Tienen prevista la construcción de 44 unidades habitacionales, todas de igual tamaño, unos 60 m², con dos dormitorios y dos terrazas, alineadas en grupos de tres o cuatro. En la zona común contarán con comedor comunitario, lavandería, salas multiusos, aparcamientos, etc. El proyecto, una vez adquirido el solar por los socios actuales, se encuentra en fase de difusión hasta conseguir un número de socios suficientes para acometer la construcción de las viviendas, por lo que se han organizado una serie de charlas divulgativas.    

   Una vez presentado el proyecto, se abrió un turno de preguntas que respondieron M.ª Pilar y Javier, alternativamente, de manera clara y concisa. 

   En cuanto a la financiación del proyecto, comentaron que no esperaban que fuera difícil puesto que tenían previsto que el capital social aportado rondase el 80%, de manera que el resto lo aportaría cualquier entidad bancaria. Esto abarataría, por otra parte, la cuota de los socios al no tener apenas gastos de hipoteca. 

   Preguntados por el tema del reparto de costos entre los socios, cuestión que nos preocupa y que tenemos pendiente de resolver, su respuesta fue que todo el reparto, tanto del espacio de uso individual como lugares comunes, se hacía por unidades habitacionales, independientemente de que estuvieran ocupados por una o más personas, puesto que así resultaba mucho más sencilla la reposición de las plazas que quedasen libres, ya que todos pagaban la misma cuota. Solamente se pagaban por persona los gastos de alimentación y otros que pudieran considerarse individuales. 

   También dispondrán de unas habitaciones para invitados, ofreciéndonos la posibilidad de visitarles para conocer su proyecto. Fue una tarde amena, de reencuentro. Fuimos muy bien recibidos y terminamos, cómo no, tomándonos una caña.

   Les deseamos de corazón todo el éxito para llevar adelante sus “Vacaciones Permanentes”.

Compartir en