Fórum por la vivienda cooperativa en cesión de uso 2022

[25, 26 y 27 de noviembre de 2022]

En el trabajo que se está realizando con el resto de proyectos de cohousing en Aragón se está poniendo mucha confianza en la celebración del Forum “La vía cooperativa por el derecho a la vivienda – Fórum por la vivienda cooperativa en cesión de uso 2022″, a celebrar en noviembre en Barcelona, y al que queremos promover la asistencia de muchas de nosotras, con el fin de dar importancia al tema y de aprender sobre lo que allí se trate para nuestra asociación y cooperativa.

  • Se tratarán temas como: nuevos modelos de vivienda para una economía social y solidaria, al que nosotros representamos, el modelo de cesión de uso. Políticas Públicas como el Plan Estatal de Vivienda en convenio con las Comunidades Autónomas, y otras iniciativas públicas desde diferentes administraciones. Asequibilidad e inclusividad. Diseño y arquitectura. Cuidados y autogestión. Ecología y transición energética. Estructuras del sector. Propiedad del suelo. Marcos legales. Marcos narrativos. Investigación y datos. Debates estratégicos territoriales a diferentes niveles. Debates de los proyectos/comunidades.
  • Se visitarán proyectos en marcha.
  • Se redactará una Declaración con el compromiso político de grupos y entidades para recomendar el impulso del cooperativismo en cesión de uso en los distintos niveles de la administración.
  • Y, además, actividad lúdica, como una cena de hermandad el sábado y lo que nosotras nos organicemos.

Además de la ilusión por el Fórum, el grupo también está trabajando en el proceso de alegaciones al Decreto del Gobierno de Aragón sobre las ayudas económicas que se ha suscrito en convenio con el Plan Estatal para el Acceso a la Vivienda 2022-2025.

   Decreto donde se especifican las ayudas al alquiler o cesión de uso de vivienda a particulares, (quizá alguna de nosotras pudiéramos acogernos a las mismas según nuestra renta); el fomento de viviendas para personas mayores y personas con discapacidad y el de alojamientos temporales, de modelos cohousing, de viviendas intergeneracionales y modalidades similares.

Las Crisálidas en el equipo de REAS-Vivienda en Aragón

Esta entrada fue publicada en y etiquetada como . Agrega a marcadores el enlace: .

Estrategia de atención y protección social para las personas mayores en Aragón

Este documento pretende describir las actuaciones que el Departamento de Ciudadanía y Derechos Sociales se propone liderar para mejorar la atención de las personas mayores en Aragón y los programas de actuación que hay que impulsar para dar respuesta a las nuevas realidades sociales contemporáneas que presenta esta población.

Esta entrada fue publicada en y etiquetada como . Agrega a marcadores el enlace: .

Los cuidados

Cuando uno da un mal paso, lo mejor es caer en buenas manos.

   El viernes pasado, a las ocho de la tarde, caí en el foso de un teatro. En un segundo cambia todo, uno se ve dominado por el vértigo y por una sucesión de acontecimientos que ya no puede controlar. En la caída no se pierde la conciencia, pero cualquier idea o cualquier sensación desembocan en la espera de un final. A ver cómo acaba esto. En la meditación de la convalecencia, los episodios pueden ordenarse. Al hacer inventario uno recuerda el golpe que fracturó la rodilla izquierda y el que dañó el hombro derecho. Uno recuerda también la sensación de la propia debilidad, la conciencia de pasar a depender de los demás.

   Mis amigos Rafael y Cristina me llevaron a un centro de salud para que una médica me hiciese el primer examen. Luego me acompañaron al hospital en el que tres radiografías y dos consultas me dieron un diagnóstico de los daños. Faltaban otras pruebas, otros pasillos y otras salas de espera, pero había empezado ya el tiempo de la fragilidad, de los médicos amables, de la vida cotidiana llena de impotencias: el no poder desnudarse solo, el no poder lavarse solo, el no poder levantarse solo para abrir una puerta. El adjetivo solo es un alma de doble filo. Sirve para defender la independencia individual, pero se convierte con facilidad en una trampa cuando nos asalta el mal humor de nuestras propias debilidades.

   Al día siguiente, Rafael condujo mi coche durante 400 kilómetros para traerme a Madrid. Soy una persona con el brazo derecho en cabestrillo, con la pierna izquierda inmovilizada y con una permanente necesidad de las manos ajenas. Manos que me traen agua, me quitan o me ponen la ropa, me preparan la comida, me ordenan las almohadas de la cama y me sostienen de pie al andar por la casa.

   La palabra compromiso siempre ha estado unida a la palabra amor. Conviene tenerlo en cuenta porque son muchos los momentos en los que uno comprende que convivir significa cuidar y ser cuidado. El deseo de ayudar a los demás no nace sólo de la generosidad, la fuerza propia que ponemos al servicio de los otros. También es decisiva la conciencia de nuestra propia fragilidad, nuestra ignorancia, nuestras limitaciones, las dudas que rodean cualquier existencia y que pueden llamarse enfermedad, extranjería o vejez. Necesitamos cuidar porque necesitamos que nos cuiden. Y en los cuidados no hay más razón verdadera que el amor.

   El pensamiento conservador esgrime la idea de la familia en sus debates sociales para imponer unas costumbres tradicionalistas: mujeres sumisas, prohibición del aborto, fidelidad conyugal… La realidad de nuestra crisis económica ha mostrado otra idea mucho más poderosa, más decente: los padres que ayudan a sus hijos en paro, los abuelos que comparten su pensión, los hermanos que se cuidan en horas difíciles, los jóvenes que contribuyen a que sus viejos puedan pagar la calefacción durante el invierno. Esta solidaridad económica no tiene sentido si no vive el amor por medio, un deseo de cuidar y de cuidarse convertido en forma de existencia.

   El amor se llama a veces complicidad en el grupo de amigos, o compañerismo en una redacción, o fraternidad en una ilusión colectiva. Si estuviese en la mili me declararían inútil total; entre mi gente, soy alguien que necesita ayuda externa.

   Hace mucho calor. Mi mujer me trae un zumo de limón mientras mi hija escribe las palabras que le dicto. Me ayudan a cumplir con el compromiso de este artículo. Les explico que se trata de un artículo político. Uno de los artículos más políticos que he escrito nunca. En política deja de ser respetable muy pronto aquello que no tiene que ver con el amor. El pensamiento de la izquierda intenta sacar a la luz de las plazas públicas, de los hospitales públicos, de los colegios públicos, la necesidad de cuidar y de ser cuidado. El adjetivo solo es digno cuando afirma el derecho a la libertad individual, pero se convierte en una trampa cuando supone una condena al desamparo y la precariedad.

Luis García Montero
Infolibre

Esta entrada fue publicada en y etiquetada como . Agrega a marcadores el enlace: .

Taller de mediación

[29 de septiembre de 2022; 18:00]

 En el Centro Joaquín Roncal ha tenido lugar el primero de los cuatro talleres propuestos por la Asociación AMEDIAR desde el proyecto “Espacios de mediación intercultural y comunitaria” en colaboración con la Diputación General de Aragón.

   Antes del mismo hemos tenido la posibilidad de rellenar un cuestionario con los temas que se podrían o desearían abordar para que el trabajo en las sesiones pueda estar centrado en la realidad de Las Crisálidas.

   El programa abarca: La naturaleza del conflicto, resistencias y malentendidos, roles, mediación y otras herramientas grupales.

   Asistimos 18 crisálidas y hemos quedado satisfechas con el contenido que se ha desarrollado y mantenemos nuestro deseo de terminar la formación de los tres talleres que faltan.

 Entre otros, ha sido clarificador el ejercicio de escucha de todas las voces para tener un mapa de la realidad en un momento dado y en otro momento nos han presentado las distintas posiciones ante el conflicto, como un espejo de la realidad que cada uno puede vivir y no como juicio de valor entre las distintas posiciones.

   Si alguna crisálida lo desea podría incorporarse en la próxima sesión del 19 de octubre.

Ana y Carmen

Apuntes sobre la dependencia

Somos muchas las personas que llegadas a una edad tenemos que enfrentarnos con una realidad que a veces nos resulta compleja y que nos suele causar daños emocionales severos. Se trata de asumir que alguien de nuestro entorno próximo, generalmente el padre o la madre, no es capaz de valerse por sí misma y que debemos empezar a tomar decisiones de cómo afrontar la situación. Cuando te proyectas un poco más allá en el tiempo y te ves a ti mismo en esa situación querríamos tenerlo ya previsto, e incluso decimos que no querríamos molestar a nuestros hijos o amigos y solemos soltar alguna solución poco definida del tipo “…a mí me lleváis donde sea”. Es una idea creciente y que nos lleva muchas horas de conversación en los grupos de amigos.      

Creo que debe ser una decisión nuestra, y no de otras personas de nuestro entorno, los que vayamos tomando las riendas de nuestras vidas según vaya evolucionando nuestra salud.      

Seguro que hemos tenido experiencias cercanas en las que hemos tenido que tomar decisiones por otras personas sobre los cuidados que necesitaban, algo que resulta difícil de abordar y para lo que habitualmente no estamos preparados y que genera un gran malestar psicológico para todas las personas implicadas.      

Si bien todos queremos estar en nuestra casa el mayor tiempo posible, y muchas de los servicios del catálogo que las administraciones públicas ponen a nuestro alcance van encaminados a ello, lo que más nos preocupa es el momento en que nos podamos convertir en grandes dependientes y necesitemos de una asistencia continuada que en la vivienda no se puede prestar. Es en ese momento en el que se recurre a una residencia, si es que nos la podemos pagar o si se nos adjudica una plaza pública o concertada.      

Desde hace unos años se están buscando nuevas alternativas convivenciales que tratan de alejarse de la idea que tenemos de las residencias de mayores, aunque de momento las administraciones no parecen interesadas en su desarrollo y todavía no tienen un buen encaje en la normativa existente. Hasta ahora parecen reproducir las líneas generales de las residencias existentes, instalaciones grandes con servicios compartidos pero con un diseño y una gestión más participativa y colaborativa entre los residentes.      Actualmente, aprovechando los fondos Next Generation, se proponen en toda España, y en Aragón también, algunas inversiones en residencias para reformarlas y poder ofrecer unidades convivenciales de unas 15 personas, habitaciones en su mayoría individuales y con espacio para acoger visitas, edificios sin pasillo, etc. Todas las medidas encaminadas a que se parezca más al hogar y no a una gran institución.      

Pero la realidad es que la mayoría de las residencias son centros de entre 50 y 200 personas, muy grandes. Muy pocas son 100% públicas ya que habitualmente se cede la gestión a una empresa privada o una fundación. Aunque se habla de ir a modelos más reducidos habrá que ir viendo en los próximos años cómo se van incorporando a la oferta de plazas y cuáles son sus costes reales y la calidad de la atención recibida. Los criterios utilizados en los últimos años para adjudicar las plazas concertadas y públicas han llenado las residencias de grandes dependientes, lo que imposibilita en la práctica que la experiencia vital en las residencias vaya más allá de los cuidados.      

Los precios medios de la oferta actual van de los 1400€ en el medio rural y periferia de ciudades a 1800-2000€ en la ciudad, aunque existen ofertas más baratas y mucho más caras. A estos precios hay que añadir los servicios extras y algunas terapias de refuerzo si el usuario o el familiar lo consideran necesario. Las condiciones laborales son precarias y la rotación es muy elevada, sobre todo en las privadas.    

 La administración aragonesa viene prometiendo la revisión del Decreto 111/92 que regula las residencias, para mejorar los índices de personal necesario, las condiciones laborales de las trabajadoras, las inspecciones, la evaluación de resultados de calidad, etc. Sí que se acaba de anunciar una propuesta para facilitar que todos los centros residenciales, centros de día o instalaciones que están prestando servicios sólo a sus usuarios, puedan prestar servicios a la comunidad, como comida a domicilio, lavandería, gimnasio, etc. El objetivo es que las personas dependientes que quieran permanecer en sus domicilios puedan recibir apoyo de estos centros que se encuentran en su entorno próximo. Sin duda es una buena iniciativa que permitirá rentabilizar mejor los recursos existentes ya que hasta ahora son centros que no tienen casi relación con la comunidad en la que se encuentran.      

Los nuevos modelos de convivencia que algunos colectivos están tratando de diseñar y poner en marcha son claramente una alternativa eficiente, aunque no al alcance de todo el mundo, para un envejecimiento activo y de calidad de personas mayores válidas o con dependencia moderada. Para los grados de dependencia severa y grande habrá que seguir contando con ayudas públicas importantes o sólo serán accesibles para personas con alto poder adquisitivo.    

Creo que es importante manejar un mismo lenguaje para poder debatir y entender bien qué significa la dependencia. En la Ley 39/2006 de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia, de ámbito estatal, se incluyen los conceptos básicos que nos pueden ayudar a entender mejor de qué estamos hablando.

Jesús Maestro
Comisión Personas Mayores FABZ

Esta entrada fue publicada en y etiquetada como . Agrega a marcadores el enlace: .

Buscando encuentros

[23 de marzo de 2022]

El sábado 23 salió lluvioso y con frío, sin embargo pese a las dudas y mirando previsiones deciden convocar, apoyándose con unas fotos que animan y los comentarios simpáticos adjuntos también.

El día en cuestión aparece nublado pero temperatura agradable, creemos que así andaremos mejor. Vamooos!!!, hay que llegar puntuales. Joeeer, no hay nadie. Mira el Whatsapp…, sí que vienen Manoli y que nos esperan en el Puente de Hierro. Ana, que la vemos aparecer puntual con su estilo chupi, y cuando ya nos íbamos aparece Paquita dispuesta a lo que haga falta, y con Paqui y un servidor ya estamos todos. Muy pocos para pensar en una actividad que favorece el estado físico, el diálogo, el encuentro, el abrazo, las risas que nos hicimos con Manoli interpretando al humorista Leo Harlem, que por cierto lo hace genial, y en nada llegamos al puente cerca de Santa Isabel.      

Nos dirigimos desde aquí a la desembocadura del Gállego. Se nos pasa el camino muy rápido, comentando nuestros pareceres y sueños, nuestros pequeños males, digo bien, pequeños todavía, hasta que nos adentramos, dejando la pista, al Soto por un camino precioso, de un verde limpio y cautivador, con una verdadera sinfonía maravillosa de sonidos que todo tipo de aves nos ofrecen y así nuestra sensibilidad auditiva se renueva y agradece a la madre naturaleza. 

El día acaba dándonos un sol de lo más agradable para una vuelta con las pilas cargadas y unas piernas… más entrenadas para la próxima. Se agradece y nos sirve de ejemplo, que Manoli, habiendo pasado una mala noche, se encontraba con nosotros compartiendo esta actividad y su expresión tan alegre es cautivadora. Gracias por ello, y sigo pensando como reflexión que se habla mucho de «cuidados» con la noción de hospital detrás y cercano, y a lo mejor hablamos poco de prevención y motivación para tener en cuenta nuestro propio cuidado.

   Hasta la próxima. Cuidáos y sed lo más felices posible.

Cerramos una etapa y abrimos otra

El pasado 30 de septiembre elegimos en asamblea a la nueva Junta Coordinadora de nuestra Asociación Las Crisálidas, que quedó formada por:  

  • Alfredo Pérez Sánchez (Presidente)
  • María Pilar Cordero Pascual (Vicepresidenta)
  • José Luis Martínez Lacasa
  • Alicia Aliaga Traín
  • Carmen Bada Pinós
  • Miguel Ángel Cervero Muñoz
  • Javier Vicente Martín

Nuestra enhorabuena a las personas elegidas, que no dudamos pondrán su mejor empeño en lograr los objetivos de la asociación.      

Como no puede ser menos, también queremos dar las gracias a toda la Junta saliente por su enorme, fructífero y desinteresado trabajo durante dos años y especialmente —porque ya no forman parte de la nueva Junta Coordinadora— a María Pilar Clemente y María Yus. Nos consta que el camino recorrido ha estado sembrado de obstáculos y dificultades que han sabido superar para colocar a la asociación en el lugar en el que ahora se encuentra. Cincuenta y un asociados y la esperanza de culminar el proceso con éxito lo demuestran. Un millón de gracias, compañeras.

Igualmente queremos expresar nuestro cariño y agradecimiento a todas las asociadas/os que dieron un paso al frente con generosidad y valentía presentándose a las elecciones y aportar su esfuerzo para llevar a buen puerto nuestro proyecto. Había doce candidaturas y solamente podían salir siete. Estamos seguros de que las cinco que no salieron hubiesen sido admirables gestoras y que tenían también —todos las tenemos— distintas capacidades que se hubiesen complementado para gestionar la asociación con la misma eficacia que las personas elegidas. Nuestro agradecimiento y afecto a Pepa, Jesús, Mª Pilar, Maite y Concha, que seguirán participando con sus propuestas, trabajo y esfuerzo en nuestra común aventura.      

Ahora, con una Junta Coordinadora compuesta por siete personas, las posibilidades de trabajo se amplifican, pero también las Comisiones Sectoriales deberán intensificar su labor y ampliar sus participantes. La Comisión de Estatutos tiene que abordar la elaboración de los estatutos de una futura cooperativa; la de Solares y Edificación ya ha iniciado un potente impulso de rastreo y valoración de suelos; a la de Economía le espera un arduo trabajo para encajar las disponibilidades económicas individuales con las necesidades del proyecto; en Comunicación habrá que abrirse a los medios masivos y a la organización de eventos, potenciando si cabe las redes sociales; la comisión de Acogida ha sido ampliada con funciones de Mediación y resolución de conflictos; la de Ocio y Actividades tendrá que organizar tertulias de debate y viajes a conocer proyectos similares al nuestro; y, finalmente, la nueva Comisión de Cuidados y Dependencia tiene ante sí el reto de definir las líneas básicas de nuestro sistema de cuidados y de prever la financiación de los mismos.      

Los Grupos de debate constituyen otro de los pilares fundamentales de Las Crisálidas. Renombrados con las letras A, B y C para diferenciarlos de los anteriores, siguen siendo un medio para recibir información con detalle, para intercambiar opiniones, para hacer preguntas, propuestas o sugerencias, etc. En definitiva, una manera de compartir que anticipa la convivencia y el tipo de relaciones que queremos en nuestras viviendas colaborativas. Por otra parte, su utilidad queda bien redondeada en cuanto que permite llevar a la Junta Coordinadora la voz de la Asociación, y viceversa, en el tiempo que transcurre entre asambleas.      

Se abre, pues, una nueva e ilusionante etapa. Es el momento de poner las luces largas y arremangarse.

El Consejo de Redacción del Boletín «Las Crisálidas»

Esta entrada fue publicada en y etiquetada como . Agrega a marcadores el enlace: .

Joselo de Marco

Mi nombre es José de Marco Martínez, (Joselo), nací en el 53 y soy el más pequeño de 8 hermanos. Estudios de bachiller elemental y periplo laboral desde los 14 años hasta los 58 años en el campo de la administración y contabilidad. Comencé “Fisioterapia” en la Universidad de Zaragoza, sin terminar por no poder compaginar trabajo y prácticas, por lo que acabe haciendo” Graduado Social”.      

Ideología de izquierdas que me viene fundamentalmente de la Teología de la Liberación y del Marxismo, donde la búsqueda de la justicia ha sido lo más significativo y pretendido en mi vida laboral y social. He aprendido mucho de la relación con los chavales de mi barrio “La Magdalena” en los años de dedicación en actividades con los mismos, de la Naturaleza a sentir y entender los conceptos de “armonía”, “observación”, “belleza”, “sensibilidad”; también de la experiencia de vida comunitaria en el barrio La Jota, y por supuesto de mi pareja, que comparto la vida desde hace años, mucho de lo que soy en la actualidad.      

Estoy en este proyecto porque creo que el modelo de vivienda colaborativa, puede ser perfecta en el aprendizaje para saber envejecer con dignidad y autonomía necesaria y donde el grupo es fundamental en este proceso de desarrollo personal, para saber compartir, comunicar, empatizar, disfrutar y cuidar. Disfruto y me siento feliz en contacto con la Naturaleza, sea montaña, mar, bosques, etc, con la bicicleta, con la lectura, con la música y con el compartir las diferentes sensibilidades.

Economía de una promoción de vivienda colaborativa

El 5 de mayo tuvimos una sesión sobre “Economía de una promoción de vivienda colaborativa” impartida por Carlos Clarimón, de Nabata Asesoría (Grupo La Veloz), dentro del programa de formación de La Replazeta.

Ha sido una sesión interesante y clarificadora, pero también un baño de realidad que nos ha llevado a todos a revisar planteamientos y a hacer números. Pero tanto Carlos como Pablo y Marta nos infunden confianza en que formamos un grupo motivado y solvente, con lo que sin duda llegaremos a encontrar la fórmula y los apoyos bancarios e institucionales necesarios para llevar a cabo nuestro proyecto.

Esta entrada fue publicada en y etiquetada como . Agrega a marcadores el enlace: .

Aclarando conceptos

En ocasiones surgen dudas entre las personas socias o interesadas en inscribirse en LAS CRISÁLIDAS, por lo que nos parece oportuno hacer un intento de aclarar algunos conceptos.
    LAS CRISÁLIDAS tiene en su denominación el subtítulo de ‘Asociación para la promoción de vivienda colaborativa’. Es importante resaltar que el objetivo de la asociación es reunir a personas interesadas en el modelo de vivienda colaborativa, también llamado cohousing.
  Estas personas interesadas, mediante un proceso de cohesión de grupo y de decantación de prioridades, acabarán llegando al acuerdo de constituirse en cooperativa como forma jurídica más idónea para llevar a cabo la materialización de un centro de convivencia.
  El paso de ser miembro de la asociación LAS CRISÁLIDAS a serlo de alguna de las cooperativas que de ella puedan derivarse no es una consecuencia automática, sino que dependerá de varios factores:

  • De las preferencias de cada cual. Cuando el proyecto vaya tomando forma, tendremos que ir decidiendo si ‘es para nosotros’. Por el sitio en que se vaya a ubicar, por las personas que van a ser nuestras compañeras, por el coste que tendremos que asumir o por cualquier otra consideración personal.
  • De las restricciones que impongan los estatutos aprobados al constituirse la cooperativa. Conviene no perder de vista que se pretende crear un proyecto finalista, es decir, en el que podamos permanecer hasta el final de nuestros días recibiendo una perfecta atención. Esto supone que las edades de los miembros deben estar escalonadas para evitar que llegue el momento en que la cantidad de personas que necesiten atención sea económicamente inasumible. También habrá que valorar el estado de salud al inicio de la convivencia y las posibles cargas o inconvenientes que suponga la admisión de personas con algún grado de diversidad funcional.

    En este momento formamos un grupo suficiente para un centro residencial de entre 25 y 30 unidades habitacionales y nos orientamos hacia una ubicación en la ciudad de Zaragoza y su entorno periurbano. No somos un grupo cerrado, ni mucho menos. Estamos abiertos a nuevos miembros pero también a que LAS CRISÁLIDAS pueda servir de base para la creación de nuevas cooperativas de cohousing, de forma que cada cual pueda encontrar el proyecto que mejor se adapte a sus necesidades y preferencias.
  Te damos la bienvenida a la asociación LAS CRISÁLIDAS si crees que merece la pena trabajar por un modelo de alojamiento que favorezca la autonomía personal y la atención a la dependencia sobrevenida, así como la promoción de una vida social activa y colaborativa dentro y fuera de la comunidad. Unirte a nuestra asociación te permitirá formarte con profesionales expertos en los diferentes aspectos del proyecto (cooperativismo, urbanismo, arquitectura, cuidados…) y participar en el debate de cómo quieres que sea tu vida en esta nueva etapa.
   Te ofrecemos, pues, un reto ilusionante pero no queremos crear falsas expectativas. En este proyecto aún queda mucho trabajo por hacer y muchas cosas por debatir. Tu opinión, tu participación y tu trabajo son importantes para nosotros, tanto si ya perteneces a LAS CRISÁLIDAS como si decides unirte ahora.
  Y si todavía tienes dudas, envíanos un mensaje a acogida@lascrisalidas.es con tu dirección de correo electrónico y/o número de móvil y nos pondremos en contacto contigo para aclarártelas en la medida de lo posible.

La Junta Directiva

Esta entrada fue publicada en y etiquetada como . Agrega a marcadores el enlace: .