Radiografía

No es grave, no peligra la vida del paciente, pero una operación (aunque sea económicofinanciera y social) siempre implica cierta inquietud. Máxime si, como en este caso, la anestesia no está recomendada sino que se requiere la máxima lucidez a lo largo de la intervención.      

Como en toda operación correctamente planificada, queremos disponer de un diagnóstico previo bien contrastado. Hemos partido de una encuesta entre las personas socias para valorar algunas preferencias pero, sobre todo, para calibrar la musculatura (financiera) de quienes formemos parte de la futura cooperativa.

Los resultados arrojan un estado de salud financiera bastante óptimo, que podría permitir un proyecto de coste medio-alto. Sin embargo, muchas veces hemos comentado la importancia del grupo humano, que para muchas personas debe estar por encima de otras circunstancias como ubicación y precio. Eso implica que debemos hacer un esfuerzo para definir un proyecto cuyo coste no deje fuera a ninguno de los miembros de la asociación que quieran integrarse en él, lo cual no parece imposible a la vista de que disponemos de ingresos estables y, en la mayoría de los casos, de fondos o propiedades inmobiliarias.

El equilibrio entre la aportación inicial y las cuotas mensuales debe ser un objetivo que alcanzaremos sin duda, pero que requerirá cálculos basados en simulaciones de las distintas opciones. Nos espera un arduo trabajo en las comisiones, grupos de debate y, finalmente, en reuniones plenarias para debatir y llegar a un consenso. No dudo de que, con tranquilidad y mesura, llegaremos a lograrlo.      

Mientras tanto, no nos encastillemos en posturas basadas en suposiciones. Estudiemos números y opciones con la mente clara y el corazón abierto a un horizonte de convivencia armónica.

Esta entrada fue publicada en y etiquetada como . Agrega a marcadores el enlace: .

Con el Consejero de Urbanismo del Ayuntamiento de Zaragoza

[6 de abril de 2022, 10:00]   

Nos recibió el Consejero de Urbanismo y Equipamientos del Ayuntamiento de Zaragoza, Víctor Serrano Entío, acompañado de su Jefa de Gabinete.

Como en los últimos tiempos el concepto de vivienda colaborativa o cohousing ya viene siendo conocido en ámbitos políticos, enseguida pasamos a exponer nuestro proyecto y las dificultades con las que nos enfrentamos. Sondeamos la posibilidad de acceder a suelos del ayuntamiento declarados como equipamiento y para ello nos apoyamos en el reconocimiento que viene teniendo el cohousing en distintas normativas autonómicas como equipamiento encuadrable en los servicios sociales y, especialmente, en el Plan Estatal para el acceso a la vivienda 2022-2025, donde es citado como una alternativa subvencionable bajo ciertos requisitos.        

La actitud fue positiva, emplazándonos a presentarles un anteproyecto para valorar las posibilidades de cesión o enajenamiento de suelo municipal mediante concurso público.      

En resumen, una entrevista muy provechosa de la que destacamos la actitud receptiva a nuestras propuestas, que da inicio a una esperanzadora colaboración con el Ayuntamiento de Zaragoza.

Esta entrada fue publicada en y etiquetada como . Agrega a marcadores el enlace: .

Con la Concejal del Mayor y Barrios Rurales del Ayuntamiento de Zaragoza

[13 de abril de 2022, 11:00]

   La entrevista con la concejal que reúne las competencias en personas mayores y en barrios rurales era una de nuestras tareas irrenunciables y por ello habíamos solicitado cita a la vez que con el Consejero de Urbanismo.

Paloma Espinosa Gabasa nos recibió acompañada de un técnico de su concejalía y tuvimos la oportunidad de exponerle el concepto de cohousing y nuestro proyecto concreto. Aunque carece de competencia directa sobre urbanismo, se mostró interesada y receptiva a nuestras propuestas, asegurando su apoyo en cuanto pueda afectarnos en el ámbito municipal.      

Una entrevista agradable y provechosa por la que estamos muy agradecidos.

Esta entrada fue publicada en y etiquetada como . Agrega a marcadores el enlace: .

Conociendo otros cohousing

[26 y 27 de abril de 2022]

   Llevábamos mucho tiempo con la idea de visitar otros proyectos de convivencia colaborativa que ya se han covertido en realidad. La pandemia de Covid-19 nos estaba retrasando y, ahora que parecía haber amainado su gravedad, nos lanzamos a ello. Lamentablemente no hemos podido zafarnos del virus y Pepa, después de organizarlo, tuvo que quedarse en tierra. Otros fuimos y volvimos “tocados”.    

 Pero el viaje mereció mucho la pena. Conocer la realidad in situ y recibir las indicaciones y consejos de los responsables no tiene precio.  

Convivir, en Horcajo de Santiago (Cuenca) 

  Es un proyecto que siempre tuvo clara la intención de reunir todas las condiciones exigibles a una residencia geriátrica, lo que les ha supuesto una mayor inversión y unos ratios de personal según la normativa autonómica. En este sentido, las instalaciones son modélicas puesto que disponen de todos los equipamientos y servicios necesarios para la correcta atención de las personas residentes. Con las que hemos hablado nos han mostrado su satisfacción con la atención recibida.

Esta sobrecarga de costes pesa en el proyecto y por eso han diversificado los tipos de residentes, dando la posibilidad de utilizar la unidad habitacional esporádicamente pagando los gastos fijos, así como de alquilarla. Mencionan la escasa conexión con Horcajo, donde son vistos con cierto recelo aunque algunos del pueblo residen en Convivir.      

Tienen tres tipos de unidades habitacionales: estudio (habitación y baño); apartamento con salón, una habitación, cocina y baño; apartamento igual pero con dos habitaciones y un baño y apartamento igual pero con dos habitaciones y dos baños. Consideran un acierto ofrecer tal variedad de tipos.

La atención recibida fue extraordinariamente cálida y provechosa. Desde que llegamos, a las 11:30, no dejamos de estar atendidos. Tras una minuciosa visita a las instalaciones, comimos en el comedor acompañados del presidente, el tesorero y otros cargos de la cooperativa. Luego tomamos un café y seguimos hablando, para pasar luego a la sala de reuniones y ofrecernos una exposición detallada de los temas sobre los que les preguntábamos. Volvimos a cenar juntos y aún se prolongó la sobremesa hasta las doce.    

En resumen, una gente encantadora que nos estimuló a seguir con nuestro proyecto y a los que les estamos profundamente agradecidos.

Trabensol, en Torremocha de Jarama (Madrid)

Trabensol supone una especie de faro que nos guía a quienes estamos peleando por un proyecto similar. La verdad es que, una vez allí, no defrauda. Resulta más acogedor por el tipo de edificación y la jardinería está más desarrollada, lo que le da un atractivo de entrada. Una vez dentro, se observa un mayor dinamismo y las instalaciones son también cálidas, agradables y bien decoradas.
   Paloma Rodríguez, una de las caras más conocidas del cohousing español, nos reunió con dos de sus compañeras y nos hizo una exposición del desarrollo de Trabensol. Luego pudimos formular nuestras preguntas y aclarar algunas dudas sobre financiación y cómo están abordando la atención a la dependencia.
   En Trabensol disponen de 54 unidades habitacionales, todas iguales, de unos 50 m2, y por su parte recomiendan este formato porque evita complicaciones en el relevo y simplifica la construcción.

Como es sabido, ellos pusieron todo el dinero para la construcción (145.000€), de forma que no tienen que amortizar préstamo. Sin embargo, tienen bastante personal, por lo que las cuotas mensuales están alrededor de 1.100/1.200€ para quienes residen solos y unos 1.400€ para las parejas. La diferencia prácticamente solo es la comida.      

Aparte de estos costes, hay que añadir el cargo por la mutua interna para dependencia. Los costes de la dependencia se valoran semestralmente y el 70% de los mismos se reparten entre el número de personas convivientes (unas 80, actualmente). El 30% restante se reparte entre las personas que reciben la atención, en función del número de horas que precisan.
   Paloma y sus compañeras estuvieron muy amables y atendieron con paciencia nuestras reiteradas preguntas sobre infinidad de temas. Por todo ello les estamos muy agradecidos

***

Acceso para las personas socias al informe completo de la visita, fotos y vídeo >>

Esta entrada fue publicada en y etiquetada como . Agrega a marcadores el enlace: .

Preparativos de embarque

«Se buscan hombres para viaje peligroso.
Sueldo escaso. Frío extremo. Largos meses
de completa oscuridad. Peligro constante.
No se asegura el regreso. Honor y
reconocimiento en caso de éxito»..

Cuenta la leyenda que Ernest Shackleton publicó este anuncio en el Times para reclutar la tripulación de la Expedición Imperial Transantártica, que pretendía cruzar el continente helado de punta a punta pasando a través del polo.      

La nueva singladura en la que se embarca Las Crisálidas no necesita cambiar la tripulación —que es excelente—, pero se perciben síntomas de cansancio en el puente de mando. El que hasta ahora ha ejercido de capitán no es precisamente un lobo de mar, ni siquiera es un marinero experto sino alguien al que las circunstancias pusieron al timón y ha tratado de mantener el barco a flote. Ahora el viejo zorro quiere arrojar al mar su gorra, refugiarse en algún discreto camarote y vaciar algunas botellas de ron con la marinería.      

No vamos a desdeñar la travesía que nos espera, pero tampoco es tan peligrosa. Cuando este boletín llegue a los buzones probablemente ya tendremos un borrador de estatutos para presentar al Registro de Cooperativas. Mientras lo aprueban iremos debatiendo algunos puntos calientes que irán al Reglamento de Régimen Interno. Luego vendrá la decisión personal de embarcarse en la nueva cooperativa y constituirla ante notario, para lo que habrá que celebrar elecciones a Consejo Rector, el nuevo puente de mando. Y es ahí donde toca mojarse.

Más que hombres, buscamos especialmente mujeres porque en la tripulación son mayoría y porque confiamos en su capacidad, en su habilidad para aprovechar los vientos favorables y evitar los escollos. Pero también es bienvenido el impulso masculino bien atemperado. Hombres que han pilotado otras naves, que forjan sueños y que saben reír tras la tormenta.

Cierto que el sueldo no es ya escaso sino inexistente, pero frío no se pasa porque la compañía provee de calor. El camino será más o menos largo, pero siempre templado y luminoso. El honor y el reconocimiento —como el éxito— están garantizados.      

Cuentan que más de cinco mil aspirantes respondieron al anuncio de Shackleton. Me sentiría decepcionado si entre toda la tripulación de Las Crisálidas no hubiera una docena de personas dispuestas a subir al puente de mando de esta embarcación cooperativa.

Esta entrada fue publicada en y etiquetada como . Agrega a marcadores el enlace: .

Inquietudes y temblores

Conforme avanzamos en nuestro proyecto vamos atravesando por distintos estados de ánimo. Por una parte, la emoción de que cada vez vemos más cerca la realización de nuestro sueño. Por la otra, la inquietud que nos producen los cambios que se avecinan. Cambiar de residencia y convivir con otras personas son decisiones que se suelen tomar en la juventud o primera madurez. Nosotros somos tan osados como para planteárnoslo en nuestra segunda madurez. Y eso, a algunos nos hace temblar las piernas.      

Se percibe esa inquietud en las conversaciones informales: ¿podré pagarlo? ¿estaré a gusto? ¿nos darán un préstamo? ¿cuánto podré recuperar si decido abandonar? ¿intergeneracional o senior? ¿mascotas? ¿niños correteando por los pasillos? Todos nos hacemos las mismas preguntas. Ese nerviosismo es inevitable, pero también favorece que estemos alerta, que nos interesemos por los detalles, que participemos en debates y trabajos de las comisiones.      

Mientras incrementamos la actividad para encontrar un solar adecuado, emprendemos a la vez la constitución de una cooperativa de consumidores y usuarios, fórmula que parece la más adecuada. Elaborar unos estatutos para la misma y —lo que es casi más importante, un reglamento de régimen interno— son nuestras tareas más inmediatas.

Integrarnos en esa cooperativa sin tener todos los datos produce cierta desazón pero, sin embargo, ha quedado claro que es necesario disponer de una personalidad jurídica que nos permita adquirir un solar cuando encontremos el adecuado, sin que la compra se malogre por razones legales.

Lo principal que debemos tener claro es nuestra intención de convivir en una comunidad colaborativa y autogestionada. Si esta voluntad la tenemos clara, la pertenencia a la cooperativa solo supondrá, en principio, la aceptación de sus estatutos y la aportación de una cantidad reducida como capital social, la cual podría recuperarse en caso de abandonarla, según las normas que establezcamos en los estatutos.

Después, cuando se produzca el hallazgo del solar ideal, vendrá el momento de aportar cantidades para su adquisición, elaboración del proyecto e inicio de la construcción. A la vez tendremos que tener listo un plan de viabilidad bien trabajado que nos de acceso a un crédito bancario.

Pero para entonces ya tendremos una visión clara de dónde, cómo, con quién y a qué precio y podremos tomar la decisión con toda la información necesaria.      

Mientras tanto, aprendamos a vivir con ese cosquilleo en el estómago. Es señal de que seguimos vivos.

Esta entrada fue publicada en y etiquetada como . Agrega a marcadores el enlace: .

Estirón de crecimiento

  Mi padre me ponía con los talones y la espalda bien pegados al marco de una puerta, con la cabeza bien erguida. Entonces cogía el cuchillo de la cocina, apoyaba la hoja sobre mi cabeza y, con la punta, trazaba una muesca en la madera. Luego pedía a mi madre el metro de costura y medía la altura. Este chico ha pegado un buen estirón.      En la asamblea del 4 de septiembre Las Crisálidas pegó un buen estirón. Cerramos el curso 20-21 —que se llegó a entreverar con las vacaciones de verano— y empezamos un ilusionante bachillerato como paso previo a tomar responsabilidades de adultos.

La reforma de estatutos aprobada en la asamblea supone la ampliación de una estructura de gestión asociativa que, a pesar de su origen improvisado, ha servido para reunir a 52 personas que hemos trabajado en comisiones y grupos de debate y hemos difundido la buena nueva de la vivienda colaborativa entre amigos y familiares, en las redes sociales y medios de comunicación y hasta en palacios mudéjares en los que reside el poder legislativo autonómico.

Hemos buscado apoyos profesionales valiosos para nuestra formación, hemos hecho virguerías para debatir en tiempos de pandemia, nos hemos divertido, hemos reído y discutido. Como en las mejores familias.

Y aquí estamos. Dispuestos a afrontar un nuevo curso, una nueva etapa de la que deberá surgir al menos una cooperativa que materialice un proyecto de vivienda colaborativa. El reto es importante y para ello se requiere una mayor implicación de todos, tanto en las comisiones sectoriales como en la propia Junta Coordinadora. En este órgano, el paso de tres a siete miembros permite un mejor reparto de tareas, por lo que no se debe tener miedo a asumir un trabajo desbordante, aunque sí debe ser proactivo y responsable.

Contamos entre los asociados con gente que ha demostrado su competencia profesional en ámbitos variados. Conocemos ya a personas con capacidad de gestión y liderazgo mostradas en comisiones, grupos y debates. Hay cantera.

En breve, la rebautizada Junta Coordinadora convocará elecciones para cubrir sus siete cargos más dos suplentes. No debemos conformarnos con una lista electoral de nueve candidatos, ya que eso desvirtúa el concepto de elección. Al menos quince o veinte personas de ambos sexos deberíais de dar un paso al frente.

Que hemos dado un buen estirón y ya somos mayorcitos.

Esta entrada fue publicada en y etiquetada como . Agrega a marcadores el enlace: .

A pachas o a escote

    En los grupos y pandillas de amigos siempre llega el momento en que se plantean si van a pachas o a escote. La expresión a pachas implica que la ronda se paga a partes iguales, mientras que a escote cada uno paga lo que ha consumido. En los primeros encuentros después del confinamiento hemos tenido titubeos entre el sentimiento de culpa de quienes nos hemos tomado más cañas que otros y la sencillez de dividir la cuenta por el número de consumidores. Ir a pachas es costumbre en cuadrillas que van de txiquitos, puesto que la consumición de todos suele ser la misma o muy parecida. Sin embargo, es evidente que es injusta cuando las consumiciones son diferentes en precio, así que esto solo suele aceptarse en grupos muy unidos por lazos de amistad o familiares.

  Y es aquí donde entra uno de los debates de nuestra futura convivencia. Hay acuerdo mayoritario o unánime en que nos planteamos que tendremos una comida común, en la que pueden coexistir varios tipos de dieta. Esto supone un suministro de víveres centralizado para este fin, probablemente gestionado por el personal de cocina y la comisión correspondiente. El debate, suscitado en nuestras quedadas veraniegas de los martes, es si ese suministro —claramente a pachas— puede ser ampliado a otro tipo de productos de uso común, como los que pueden componer un desayuno básico, el pan para la cena, café o infusiones, bebidas frías, etcétera, lo que simplificaría la compra y distribución de productos que no representen mucho coste y cuyo consumo sea similar para todos. La lista de estos artículos se acordaría entre todos, se pagarían del presupuesto común para alimentos y cada persona podría disponer libremente de ellos, siempre y cuando no se aprecie un abuso, en cuyo caso tendría que intervenir la comisión de conflictos.

    Tema menor, si se quiere, muy propio de la charla relajada en las terrazas de verano, pero que preludia otros debates de fondo sobre el tipo de comunidad que queremos. A veces nos referimos a nuestro proyecto como convivencia entre amigos, como una familia e incluso como una historia de amor entre cincuenta personas. Si esto fuera así, parecería lógico ir a pachas. Sin embargo, es evidente que todavía queda un largo recorrido para llegar a ese punto y que, incluso habiendo llegado, esa opción podría no ser la mayoritaria.

    Mientras tanto, nos atendremos al llamado dilema del erizo, que formuló Schopenhauer:

“En un día muy frío, un grupo de erizos que se encuentran cerca sienten simultáneamente una gran necesidad de calor. Para satisfacer su necesidad, buscan la proximidad corporal de los otros, pero cuanto más se acercan, más dolor causan las púas del cuerpo

del erizo vecino. Sin embargo, debido a que el alejarse va acompañado de la sensación de frío, se ven obligados a ir cambiando la distancia hasta que encuentran el grado óptimo de aproximación, el más tolerable”

   Lograr ese equilibrio entre lo privado y lo común será cuestión de múltiples tentativas, pero estoy seguro de que podemos conseguirlo.

Esta entrada fue publicada en y etiquetada como . Agrega a marcadores el enlace: .

El espíritu de Morillo

Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.

Nietzsche

   No era precisamente un abismo, tampoco vamos a exagerar. Quizá solo una grieta, pero era algo que podía separarnos. Y tuvimos miedo.

    Discrepancias sobre la forma de organizar la asociación se enarbolaron como banderas, se empezaron a oír tambores de guerra. Pero la tropa fue más razonable que sus capitanes y pidió paz y concordia. Hubo negociaciones, pero las espadas seguían en alto cuando se declaró la tregua.

    No creo que tuviera relación, pero nuestras ganas de salir del confinamiento y pasar unos días juntos habían puesto en marcha a la activa Pepa, quien propuso unas jornadas de convivencia en Orihuela del Tremedal. Ya se habían anunciado cuando la residencia en la que iban a celebrarse avisó de que no abriría hasta julio. Rápidamente se pensó en una alternativa: Morillo de Tou, ese bonito pueblo del Sobrarbe rehabilitado por los trabajadores de un sindicato.

    El eficiente grupo organizador elaboró un programa y coordinó viajes, estancias, reservas y actividades. Y allí fuimos, dejando a un lado las diferencias de criterio y procurando buscar lo que nos une.    De lo que allí ocurrió han dado cuenta los grupos de wasap con múltiples fotos, vídeos y mensajes que acreditan un ambiente de grata convivencia y amistad.

    Pero fue en el merendero de Enate, ante una mesa bien surtida y bien regada, ante un horizonte montañoso y un cielo azulísimo decorado de preciosas nubes cuando, entre risas y bailes, tuvimos la revelación de que el acuerdo era no solo necesario, sino también posible.

   Podíamos pensar que todo era efecto del vino del Somontano, pero ya de vuelta en Zaragoza el espíritu de Morillo persistió y el acuerdo se ha hecho realidad.

    En septiembre tendremos un borrador de reforma de estatutos de la asociación que votaremos en asamblea y a partir de ahí iniciaremos una nueva fase de mayor compromiso, con la constitución de la cooperativa, la adquisición de suelo y la construcción de nuestro proyecto. 

   Tal vez surjan nuevas discrepancias y tensiones, pero no debemos tener miedo. Ahora sabemos que siempre podremos invocar el espíritu de Morillo.

Esta entrada fue publicada en y etiquetada como . Agrega a marcadores el enlace: .

Rivas se atreve

El Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid, a través de la Empresa Municipal de Vivienda, ha convocado concurso para la selección de iniciativas que lleven a cabo el proyecto de construcción de viviendas colaborativas en suelo dotacional de propiedad municipal mediante constitución de derecho de superficie por 75 años.

Es una buena noticia que un ayuntamiento reconozca el interés social de las iniciativas de vivienda colaborativa. Os invitamos a leer las bases de la convocatoria y a seguir con interés el desarrollo de la misma.

Página de Cohabita Rivas

Bases de la convocatoria de proyectos de cohousing

Lleno en el Salón de Actos Edificio Atrio en la presentación del programa Cohabita Rivas. Fotografía: Pedro del Cura vía Twitter, 8-2-2019
Esta entrada fue publicada en y etiquetada como . Agrega a marcadores el enlace: .