Estirón de crecimiento

  Mi padre me ponía con los talones y la espalda bien pegados al marco de una puerta, con la cabeza bien erguida. Entonces cogía el cuchillo de la cocina, apoyaba la hoja sobre mi cabeza y, con la punta, trazaba una muesca en la madera. Luego pedía a mi madre el metro de costura y medía la altura. Este chico ha pegado un buen estirón.      En la asamblea del 4 de septiembre Las Crisálidas pegó un buen estirón. Cerramos el curso 20-21 —que se llegó a entreverar con las vacaciones de verano— y empezamos un ilusionante bachillerato como paso previo a tomar responsabilidades de adultos.

La reforma de estatutos aprobada en la asamblea supone la ampliación de una estructura de gestión asociativa que, a pesar de su origen improvisado, ha servido para reunir a 52 personas que hemos trabajado en comisiones y grupos de debate y hemos difundido la buena nueva de la vivienda colaborativa entre amigos y familiares, en las redes sociales y medios de comunicación y hasta en palacios mudéjares en los que reside el poder legislativo autonómico.

Hemos buscado apoyos profesionales valiosos para nuestra formación, hemos hecho virguerías para debatir en tiempos de pandemia, nos hemos divertido, hemos reído y discutido. Como en las mejores familias.

Y aquí estamos. Dispuestos a afrontar un nuevo curso, una nueva etapa de la que deberá surgir al menos una cooperativa que materialice un proyecto de vivienda colaborativa. El reto es importante y para ello se requiere una mayor implicación de todos, tanto en las comisiones sectoriales como en la propia Junta Coordinadora. En este órgano, el paso de tres a siete miembros permite un mejor reparto de tareas, por lo que no se debe tener miedo a asumir un trabajo desbordante, aunque sí debe ser proactivo y responsable.

Contamos entre los asociados con gente que ha demostrado su competencia profesional en ámbitos variados. Conocemos ya a personas con capacidad de gestión y liderazgo mostradas en comisiones, grupos y debates. Hay cantera.

En breve, la rebautizada Junta Coordinadora convocará elecciones para cubrir sus siete cargos más dos suplentes. No debemos conformarnos con una lista electoral de nueve candidatos, ya que eso desvirtúa el concepto de elección. Al menos quince o veinte personas de ambos sexos deberíais de dar un paso al frente.

Que hemos dado un buen estirón y ya somos mayorcitos.

Esta entrada fue publicada en Blog y etiquetada como . Agrega a marcadores el enlace: enlace permanente.

A pachas o a escote

    En los grupos y pandillas de amigos siempre llega el momento en que se plantean si van a pachas o a escote. La expresión a pachas implica que la ronda se paga a partes iguales, mientras que a escote cada uno paga lo que ha consumido. En los primeros encuentros después del confinamiento hemos tenido titubeos entre el sentimiento de culpa de quienes nos hemos tomado más cañas que otros y la sencillez de dividir la cuenta por el número de consumidores. Ir a pachas es costumbre en cuadrillas que van de txiquitos, puesto que la consumición de todos suele ser la misma o muy parecida. Sin embargo, es evidente que es injusta cuando las consumiciones son diferentes en precio, así que esto solo suele aceptarse en grupos muy unidos por lazos de amistad o familiares.

  Y es aquí donde entra uno de los debates de nuestra futura convivencia. Hay acuerdo mayoritario o unánime en que nos planteamos que tendremos una comida común, en la que pueden coexistir varios tipos de dieta. Esto supone un suministro de víveres centralizado para este fin, probablemente gestionado por el personal de cocina y la comisión correspondiente. El debate, suscitado en nuestras quedadas veraniegas de los martes, es si ese suministro —claramente a pachas— puede ser ampliado a otro tipo de productos de uso común, como los que pueden componer un desayuno básico, el pan para la cena, café o infusiones, bebidas frías, etcétera, lo que simplificaría la compra y distribución de productos que no representen mucho coste y cuyo consumo sea similar para todos. La lista de estos artículos se acordaría entre todos, se pagarían del presupuesto común para alimentos y cada persona podría disponer libremente de ellos, siempre y cuando no se aprecie un abuso, en cuyo caso tendría que intervenir la comisión de conflictos.

    Tema menor, si se quiere, muy propio de la charla relajada en las terrazas de verano, pero que preludia otros debates de fondo sobre el tipo de comunidad que queremos. A veces nos referimos a nuestro proyecto como convivencia entre amigos, como una familia e incluso como una historia de amor entre cincuenta personas. Si esto fuera así, parecería lógico ir a pachas. Sin embargo, es evidente que todavía queda un largo recorrido para llegar a ese punto y que, incluso habiendo llegado, esa opción podría no ser la mayoritaria.

    Mientras tanto, nos atendremos al llamado dilema del erizo, que formuló Schopenhauer:

“En un día muy frío, un grupo de erizos que se encuentran cerca sienten simultáneamente una gran necesidad de calor. Para satisfacer su necesidad, buscan la proximidad corporal de los otros, pero cuanto más se acercan, más dolor causan las púas del cuerpo

del erizo vecino. Sin embargo, debido a que el alejarse va acompañado de la sensación de frío, se ven obligados a ir cambiando la distancia hasta que encuentran el grado óptimo de aproximación, el más tolerable”

   Lograr ese equilibrio entre lo privado y lo común será cuestión de múltiples tentativas, pero estoy seguro de que podemos conseguirlo.

Esta entrada fue publicada en Blog y etiquetada como . Agrega a marcadores el enlace: enlace permanente.

El espíritu de Morillo

Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.

Nietzsche

   No era precisamente un abismo, tampoco vamos a exagerar. Quizá solo una grieta, pero era algo que podía separarnos. Y tuvimos miedo.

    Discrepancias sobre la forma de organizar la asociación se enarbolaron como banderas, se empezaron a oír tambores de guerra. Pero la tropa fue más razonable que sus capitanes y pidió paz y concordia. Hubo negociaciones, pero las espadas seguían en alto cuando se declaró la tregua.

    No creo que tuviera relación, pero nuestras ganas de salir del confinamiento y pasar unos días juntos habían puesto en marcha a la activa Pepa, quien propuso unas jornadas de convivencia en Orihuela del Tremedal. Ya se habían anunciado cuando la residencia en la que iban a celebrarse avisó de que no abriría hasta julio. Rápidamente se pensó en una alternativa: Morillo de Tou, ese bonito pueblo del Sobrarbe rehabilitado por los trabajadores de un sindicato.

    El eficiente grupo organizador elaboró un programa y coordinó viajes, estancias, reservas y actividades. Y allí fuimos, dejando a un lado las diferencias de criterio y procurando buscar lo que nos une.    De lo que allí ocurrió han dado cuenta los grupos de wasap con múltiples fotos, vídeos y mensajes que acreditan un ambiente de grata convivencia y amistad.

    Pero fue en el merendero de Enate, ante una mesa bien surtida y bien regada, ante un horizonte montañoso y un cielo azulísimo decorado de preciosas nubes cuando, entre risas y bailes, tuvimos la revelación de que el acuerdo era no solo necesario, sino también posible.

   Podíamos pensar que todo era efecto del vino del Somontano, pero ya de vuelta en Zaragoza el espíritu de Morillo persistió y el acuerdo se ha hecho realidad.

    En septiembre tendremos un borrador de reforma de estatutos de la asociación que votaremos en asamblea y a partir de ahí iniciaremos una nueva fase de mayor compromiso, con la constitución de la cooperativa, la adquisición de suelo y la construcción de nuestro proyecto. 

   Tal vez surjan nuevas discrepancias y tensiones, pero no debemos tener miedo. Ahora sabemos que siempre podremos invocar el espíritu de Morillo.

Esta entrada fue publicada en Blog y etiquetada como . Agrega a marcadores el enlace: enlace permanente.

Rivas se atreve

El Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid, a través de la Empresa Municipal de Vivienda, ha convocado concurso para la selección de iniciativas que lleven a cabo el proyecto de construcción de viviendas colaborativas en suelo dotacional de propiedad municipal mediante constitución de derecho de superficie por 75 años.

Es una buena noticia que un ayuntamiento reconozca el interés social de las iniciativas de vivienda colaborativa. Os invitamos a leer las bases de la convocatoria y a seguir con interés el desarrollo de la misma.

Página de Cohabita Rivas

Bases de la convocatoria de proyectos de cohousing

Lleno en el Salón de Actos Edificio Atrio en la presentación del programa Cohabita Rivas. Fotografía: Pedro del Cura vía Twitter, 8-2-2019
Esta entrada fue publicada en Blog y etiquetada como . Agrega a marcadores el enlace: enlace permanente.

Taller sobre estatutos de la Asociación

  La asamblea general convocada para el 10 de junio tuvo como preámbulo unos debates presenciales y virtuales que concluyeron en la necesidad de transformar la asamblea decisoria en taller participativo para debatir dos propuestas de estatutos que presentaban algunas diferencias de concepto.

   Se pudieron escuchar las opiniones de todas las personas asistentes y se constató el deseo mayoritario de que se acercasen posturas para lograr una propuesta unificada. Para ello, se incorporan algunas personas más al grupo que está preparando la ponencia de estatutos, el cual reiniciará sus reuniones después de las jornadas de convivencia de Morillo de Tou.    Después de la larga pero fructífera sesión, unas cañas en una terraza nos confirmaron que la ilusión y el compañerismo siguen muy vivos en Las Crisálidas.

Tenemos que hablar (y bailar)

Me hicieron creer que los que somos altos y fuimos jóvenes desgalichados no tenemos gracia para bailar. No he tenido oportunidad de desmentirlo, así que yo soy más de hablar.   

Tenemos que hablar, sí. Mucho. Diréis que ya hemos hablado, que llevamos bastante tiempo dándole vueltas a nuestro proyecto. Es cierto, pero también es verdad que la comunicación ha sido mediada por la tecnología, fragmentada en grupos y recompuesta después. Ha habido acercamientos y tal vez alejamientos, paseos, confidencias, cervezas y cafés. Hemos hecho lo que hemos podido, dadas las circunstancias. Y lo hemos hecho razonablemente bien..  

Pero se abre una nueva etapa. Cabe esperar que la vacunación consiga doblegar la pandemia y podamos vernos cara a cara y que nuestra conversación empiece a concretarse en acuerdos firmes sobre los que edificar nuestra futura convivencia. Estamos concluyendo nuestra primera fase de formación y talleres de debate. Nos enfrentamos ahora al momento crucial de constituirnos en una cooperativa que, llegado el momento, pueda firmar la escritura de propiedad de un solar donde ubicarnos.  

A esa cooperativa nos uniremos aquellos que compartamos una idea de convivencia que deberá estar previamente plasmada en unos estatutos y una normativa de régimen interno. Para su redacción partiremos de lo trabajado hasta ahora y continuaremos contando con ayuda externa, si así se decide, pero el debate y las decisiones son nuestras.  

Tenemos que hablar, pues, y para ello proponemos la realización de lo que podríamos llamar tertulias-café y jornadas de convivencia (como la prevista en Morillo de Tou) en las que, de forma presencial y voluntaria, charlemos distendidamente sobre los temas que nos preocupan. Charlas y debates que solo tienen el objetivo de servir de base para la redacción de los proyectos de estatutos y reglamentos, los cuales tendremos que aprobar en la asamblea constituyente de la cooperativa.  

Que nadie tema, por tanto, que estos debates suplanten la decisión soberana de la asamblea. Y tampoco se sientan relegados quienes no puedan o, por precaución sanitaria, no quieran asistir a estas charlas. En todas ellas estaremos abiertos a la participación a través de nuestro boletín, de la web y, si es necesario, por correo electrónico o cualquier otro medio. Nadie debe quedarse al margen de la discusión, ni mucho menos de las decisiones vinculantes.

¿Y bailar? De mí no esperéis mucho más que un leve movimiento del pie al compás de la música mientras tomo un gin-tonic. Diréis que bailar sentado no es bailar y tendréis razón, pero en mi defensa quiero proponer el baile en un sentido más amplio. Bailar como todo aquello que no tiene que ver con la palabra. Bailar como risa, como guiño, como caricia. Abrazarse aunque no haya música. Comer, beber, pasear en silencio o diciendo tonterías. Danzar, vivir.

Esta entrada fue publicada en Blog y etiquetada como . Agrega a marcadores el enlace: enlace permanente.

Juntos paso a paso

Hoy hemos sido entrevistados en el programa «Juntos paso a paso», de Radio Nacional de España, dirigido por Juan Fernández Vegue. Con nosotros ha estado Miguel Ángel Mira, de Cohabita Rivas, un proyecto de vivienda colaborativa que comparte características con el nuestro pero con la ventaja de que está respaldado por el Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid, el cual cederá suelo dotacional mediante concurso público. Podéis conocer su proyecto aquí y en la página https://emvrivas.com/cohabita-rivas/.

Esperamos con interés la publicación del pliego de condiciones de Rivas Vaciamadrid, el cual puede sentar un precedente importante para dar impulso al modelo de vivienda colaborativa sobre suelo público dotacional.

Aquí se puede escuchar la entrevista:

Esta entrada fue publicada en Blog y etiquetada como . Agrega a marcadores el enlace: enlace permanente.

Con la Vicealcaldesa de Zaragoza

Hoy hemos tenido entrevista con Sara Fernández, Vicealcaldesa de Zaragoza, acompañada de su asesor. Hemos presentado nuestro proyecto y expuesto nuestras dificultades para conseguir suelo en Zaragoza y sus barrios rurales. Van a estudiar las distintas opciones, conjuntamente con la Consejería de Urbanismo del Ayuntamiento.

Estamos seguros de que esta visita constituye el inicio de una provechosa colaboración y les quedamos muy agradecidos por su interés y amabilidad.

Esta entrada fue publicada en Blog y etiquetada como . Agrega a marcadores el enlace: enlace permanente.

¿Qué nos constituye como comunidad?

Podríamos responder, a bote pronto, que nos une el deseo de tener una etapa de envejecimiento activo, rodeados de buenos vecinos y probables amigos, compatibilizando nuestro apartamento privado con espacios y actividades comunitarias y teniendo prevista la atención necesaria en caso de sobrevenirnos algún tipo de dependencia, física o cognitiva.
    Hasta aquí, probablemente todos estemos de acuerdo. Para unos esto se concretaría mejor en una especie de apartotel de nueve plantas con todos los servicios de hostelería, mientras que otros incidirán más en el aspecto asistencial y preferirían que tuviéramos los servicios de una residencia geriátrica concertada. También hay muchos, quizás una mayoría, partidarios de una comunidad que, sin excluir el aspecto asistencial, esté más centrada en un presente activo, con poco personal contratado y donde prevalezca el cariño y el apoyo mutuo.
    Para unos seríamos como una comunidad de vecinos al uso: nos iremos conociendo y «haremos migas» con algunos y tendremos una relación cordial con otros. Y si, como es estadísticamente probable, existiera el clásico vecino incordio, lo soportaríamos con paciencia benedictina. Para otros, entre los que me incluyo, la nuestra debería ser lo que se llama una «comunidad intencional», es decir, un grupo de personas que comparten el deseo de vivir juntos porque les une una visión del mundo y unos valores compartidos.
    Cuidado. Hablo de visión y de valores, no de ideología en el sentido fuerte de la palabra. No se trata de pedir un carné de partido, ni de preguntar a quién se vota. Se trata de saber si compartimos una forma de ser y de estar en el mundo. Es más un talante, una disposición y una voluntad, que una ideología o doctrina política. Es considerar si nos unen valores como la igualdad, la solidaridad, la protección de la naturaleza, el feminismo o la compasión activa frente a quienes llegan a nuestras fronteras buscando una vida digna. O si, por el contrario, creemos que la desigualdad es consustancial a la sociedad, que la pobreza es cosa de perdedores que no se han esforzado lo suficiente o que hay un dios que rige nuestro destino inamovible.
    En la definición arquitectónica de nuestro proyecto parece clara la distinción entre espacios privados y compartidos. Traducido a la convivencia, el reto es combinar una amplia libertad individual con el cumplimiento de las normas que se dé la comunidad para conseguir sus objetivos de cuidado mutuo.
    Son estos temas a debatir con calma y sosiego, para lo que sería deseable celebrar varios encuentros presenciales no decisorios en los que cada uno, poco a poco, vaya percibiendo si se identifica con el sentir mayoritario o si se manifiestan tendencias incompatibles que pueden dar lugar a distintos proyectos. Somos un grupo pequeño y no son deseables las escisiones, lo ideal es que sigamos unidos en torno a un solo proyecto. Pero también es cierto que no se puede mezclar el agua y el aceite.
    Definir de antemano los valores de nuestra comunidad no nos evitará los conflictos, pero una base sólida de empatía y afinidad nos permitirá resolverlos con más facilidad.

Esta entrada fue publicada en Blog y etiquetada como . Agrega a marcadores el enlace: enlace permanente.

Alfredo Pérez

El mejor administrativo del mundo

Tengo un amigo que ganó un premio al mejor soldador. Ignoro si existe un concurso de administrativos pero estoy seguro de que, si lo hubiera, yo ganaría el premio nacional y me situaría entre los favoritos del internacional. Y esto no es presunción ni vanidad: es la constatación de mi fracaso.

Porque ¿qué niño, cuando le preguntan qué quiere ser de mayor, responde que quiere ser oficinista? Yo no, desde luego. Primero quise ser inventor, cuando un esquema del motor eléctrico me hacía concebir helicópteros y una caña me servía para atrapar moscas. Pero un maestro nacional y falangista ofreció a mis padres la posibilidad de enseñarme contabilidad o, como entonces también se llamaba, «teneduría de libros». Cara al sol y ante montañas nevadas aprendí los misterios del debe y el haber, de los libros diario y mayor pero, sobre todo, aprendí a escribir con letra redondilla.

Y fue este maestro el que dio a mis padres el consejo definitivo: «este chico es muy listo, que no estudie».

Así quedó marcado mi destino. Mi ingenio para inventar chorradas y mi memoria para recordar los ríos de España me habían etiquetado como «muy listo» y eso me abría las puertas a ser director de sucursal de la Caja de Ahorros sin pasar por la universidad ni zarandajas por el estilo.

A los catorce años fui trasplantado a Zaragoza y empecé mi fulgurante carrera como mandan los cánones de la superación personal: desde abajo, como chico de los recados.

Con uno de mis nuevos amigos de la ciudad, en una tarde de borrachera, nos confesamos nuestra timidez y tomamos una decisión heroica: presentarnos a la recién creada Escuela Municipal de Arte Dramático para ser… actores.

Así empezó mi disonancia cognitiva: el que despuntaba cualidades para ser el mejor administrativo del mundo quería ser… actor. Pero el pánico escénico me fue disuadiendo tras lo que me parecieron amenazas de infarto. Derivé mis anhelos hacia la creación literaria y tuve el honor de pertenecer a algunos grupillos de letraheridos, siempre en calidad de autor sin obra.

Mientras acariciaba la bohemia, compatibilizaba mi promoción empresarial con reivindicaciones sindicales, lo que constituía otra más de mis disonancias cognitivas. Fueron épocas de neuras de las que me salvó conocer a María, marcharnos a Amsterdam y Londres, correr delante de los grises —ese tópico inevitable de la época—, coquetear con gurús y hacer variadas tonterías más. Hasta que decidimos tener un hijo: Alejandro, nuestra mejor obra.

Su nacimiento coincidió con mi despido. Una venta empresarial nos hizo prescindibles a todos los administrativos. Experimenté aquello como una oportunidad. Aunque me impliqué en la crianza de nuestro hijo más de lo habitual en los padres de la época, tuve tiempo para dirigir un cortometraje tan mal grabado que tuvieron que pasar veinte años para que la tecnología permitiese hacer una edición chapucera.

Busqué otra salida. Era mi oportunidad de pisar la universidad, ese templo de sabiduría y activismo que había añorado en mi juventud. Sabiduría encontré poca y las conversaciones no giraban ya en torno a Trotski, sino a la temporada del Real Zaragoza.

Con mi diploma recién obtenido, oposité a algunas plazas de trabajador social, cosechando algunos más de mis apreciados fracasos. Así, agotadas las últimas prestaciones, firmé mi rendición y busqué trabajo… de administrativo.

Oposité a auxiliar de la Universidad de Zaragoza y aprobé —¿alguien lo dudaba?— con el número uno. Allí me esforcé en hacer de mi trabajo algo creativo y eficaz, no en vano había empezado mi carrera profesional en una gestoría bregando con los funcionarios y no quería ser uno de aquellos lentos hipopótamos.

Cuando tuve la oportunidad de jubilarme pensé que aquel era el momento de realizar algunos de mis sueños. Me volqué en el estudio de los temas que me interesan y en la creación literaria y en ello sigo, a veces hasta traicionando mi trayectoria con pequeños éxitos.

Pero mientras tanto hay que pensar en el otoño —otro tópico inevitable— y procurar que sea dorado y luminoso, bien regado de conversaciones y abrazos con las bellas gentes que voy conociendo en Las Crisálidas.

A vosotras dedico las artes del mejor administrativo del mundo.