No estamos locos…

…¡sabemos lo que queremos!

¡Vivan los novios!

Pues sí, hemos celebrado ¡la primera boda en Las Crisálidas!

Y no, no están locos: saben lo que quieren y lo que se quieren.

No sabemos si será la primera de un montón, o la única. En cualquier caso es un acontecimiento a celebrar y eso hemos hecho en el marco del “Taller de Valoración de necesidades y creación de una Red de apoyo”, promovido por la Comisión de Cuidados de la Asociación e impartido por Alvar y Tony, compañeros de Valencia.

Carmen y Jesús están desde los primeros días en la Asociación, compañeros desde el inicio. Nos han ofrecido su casa, sus pueblos de origen, su arte, su trabajo… no podíamos acercarnos de uno en uno y saludarlos con un ritual “Enhorabuena”. ¡Elegimos ver sus caras de sorpresa!

Carmen escribe poesía, Jesús es un artista que trabaja con el hierro. En una semana se organizó el festejo: un juego que nos recuerde que hay que ser un poco locos para atrevernos a realizar los sueños, después era un ramo de flores para Carmen y… ¡no! el ramo será para Jesús y no de flores sino del hierro que él sabe convertir en el sonido del viento agitando las hojas de una sabina. Y las flores de Carmen serán un árbol que habrá que cuidar para que crezca y florezca cada año. Y lo hacen juntos porque “no puedo vivir sin ti”… ¿qué somos sin compañeros de camino?

Porque “celebrar es cuidarse”. Hablar de cuidados haciendo sólo referencia a “lo que nos falta” es quedarse a mitad camino. Cuidar es crecer, es festejar la vida, es abundancia no solo “completar”, es desbordar… que la fiesta une y levanta. Por eso somos felices cuidando y cuando nos cuidan, por eso con el cuidado hacemos crecer y crecemos en todo eso que nos hace más humanos. Por eso celebramos la boda de Carmen y Jesús, y les agradecemos la ocasión.

La Cincomarzada de 2024

  Recuerdo que, de muy niña, vivíamos en la Calle de la Biblioteca, luego Dr. Gómez Ulla (ahora ya nada… bueno, si! se ha convertido en una explanada que da visibilidad a la Iglesia de Santiago el Mayor). Allí, desde el balcón, veíamos las bodas en primavera y la calle, estrecha, nos llevaba a la Plaza del Carbón, entonces lugar de juegos infantiles, de reunión de los vecinos y charlatanes (ahora —ya sé que sobre gustos no hay nada escrito— la horrenda plaza Salamero donde las estructuras metálicas han sustituido a los árboles… ¡ah, claro! que debajo hay un estacionamiento). Bueno, que me voy de tema, retorno: por entonces, en casa, en ciertas fechas se hablaba de la abuela Rojilla, yo creía que era su nombre, que siempre el 5 de Marzo cogía su fiambrera (aún no había “tápers”) y se iba a la arboleda de Macanaz, ¡a comer! 

Ya no volví a oír esa fiesta hasta pasado 1981 cuando unos amigos me invitaron a una caldereta, sobre fuego en el suelo, creo recordar! Entonces le puse historia a la abuela Rojilla         —desechando ya que ese fuera su nombre real— y su fiambrera en el margen izquierdo del río.

   Este 5 de Marzo propusimos, como en alguna otra ocasión, ponernos con una mesa Informativa y airear a nuestras Crisálidas y al proyecto de vida compartida que nos ha reunido. Como el día acompañó, por allí pasó media Zaragoza: peñas, familias, parejas, personas solas dando un paseo al sol… luego a media mañana apareció la comitiva de la Federación de Barrios con sus “galletas” reivindicativas, los cabezudos, la música… Luego ya el olorcillo de los chorizos en las brasas y las calderetas o paellas.

   Todo el día en un ambiente festivo y reivindicativo, sintiéndonos unas más en aquel barullo de asociaciones, grupos juveniles, cooperativas ecologistas… todos mostrando con orgullo su logro, esfuerzos aunados en un único objetivo: organizarnos en la búsqueda de una sociedad articulada en la que hacer realidad los distintos proyectos que bullen en nuestras cabezas y hacer realidad nuestros sueños colectivos.  
 

   Al año que viene vendremos con nuestras fiambreras, dijimos, que es una pena volverse a comer con aquel jolgorio. ¡Y a ver si nuestro sueño entonces ya ha dado dos o tres pasos más hacia adelante!

Presentación del proyecto «Vacaciones Permanentes»

  El pasado 11 de marzo algunos socios de Las Crisálidas asistimos, invitados por nuestros amigos M.ª Pilar Clemente y Javier Vicente, a la charla-presentación de su proyecto “Vacaciones Permanentes” que tuvo lugar en el centro social librería La Pantera Rossa.    

   La charla fue amena e interesante, apoyada por la proyección de imágenes en las que pudimos visualizar tanto las bases de su proyecto como la localización y el solar adquirido.  

   De su exposición se desprende que los principios y valores en que se basa el proyecto son básicamente los nuestros: una comunidad autogestionada, participativa, que propicie la convivencia para lograr una vejez activa y saludable, con una relación respetuosa con los demás y con el entorno. Respeto, diálogo, cordialidad, participación, empatía, generosidad, etc. Ahí nos identificamos plenamente. 

   En cuanto a su proyecto en concreto, se trata de una cooperativa ubicada en Alfara de la Baronía (Valencia), en un solar muy extenso, rodeado de naranjos, pendiente de algún cambio en la calificación y muy cerca del pueblo y próximo a Sagunto. Cuentan con la colaboración del ayuntamiento para facilitarles las gestiones e incluso les prestan un local para sus reuniones en esta fase anterior a la construcción.

    Tienen prevista la construcción de 44 unidades habitacionales, todas de igual tamaño, unos 60 m², con dos dormitorios y dos terrazas, alineadas en grupos de tres o cuatro. En la zona común contarán con comedor comunitario, lavandería, salas multiusos, aparcamientos, etc. El proyecto, una vez adquirido el solar por los socios actuales, se encuentra en fase de difusión hasta conseguir un número de socios suficientes para acometer la construcción de las viviendas, por lo que se han organizado una serie de charlas divulgativas.    

   Una vez presentado el proyecto, se abrió un turno de preguntas que respondieron M.ª Pilar y Javier, alternativamente, de manera clara y concisa. 

   En cuanto a la financiación del proyecto, comentaron que no esperaban que fuera difícil puesto que tenían previsto que el capital social aportado rondase el 80%, de manera que el resto lo aportaría cualquier entidad bancaria. Esto abarataría, por otra parte, la cuota de los socios al no tener apenas gastos de hipoteca. 

   Preguntados por el tema del reparto de costos entre los socios, cuestión que nos preocupa y que tenemos pendiente de resolver, su respuesta fue que todo el reparto, tanto del espacio de uso individual como lugares comunes, se hacía por unidades habitacionales, independientemente de que estuvieran ocupados por una o más personas, puesto que así resultaba mucho más sencilla la reposición de las plazas que quedasen libres, ya que todos pagaban la misma cuota. Solamente se pagaban por persona los gastos de alimentación y otros que pudieran considerarse individuales. 

   También dispondrán de unas habitaciones para invitados, ofreciéndonos la posibilidad de visitarles para conocer su proyecto. Fue una tarde amena, de reencuentro. Fuimos muy bien recibidos y terminamos, cómo no, tomándonos una caña.

   Les deseamos de corazón todo el éxito para llevar adelante sus “Vacaciones Permanentes”.

Taller de macerados

El día 21 tuvimos un taller de macerados y tinturas madre. 

   La profesora, Beatriz, nos enseñó a crear macerados a base de aceite y tinturas madre con alcohol (¡vodka!) utilizando plantas que conocíamos y otras que ella nos presentó.   

   Diente de león, frambuesa, caléndula, tomillo, romero, verbena, lavanda, laurel… fueron introduciéndose en los pequeños botes con su líquido madre.    

   Aprendimos las propiedades de las plantas que envasábamos (calma, energía, memoria, salud sexual, raciocinio claro…) y cómo llevar a cabo el proceso de maceración para que el resultado sea óptimo. 

   En unas semanas los filtraremos y podremos empezar a utilizarlos. ¡Ganas de abrir los envases! 

   Beatriz utilizó la magia de las plantas para que aprendiéramos sin darnos cuenta. 

   Una tarde superaprovechada.

Viaje a Morillo de Tou

El jueves día 14 un grupo de avanzadilla partieron temprano e hicieron una bonita excursión a Jánovas. 

   El viernes por la mañana nuestros compañeros se acercaron a Tella a ver cómo estaba y encontraron que había nieve. Nosotras (las chicas del viernes) nos instalamos en el bungalow y nos fuimos a hacer una visita a Labuerda donde habíamos quedado para comer juntos en el restaurante Turmo. Una vez allí, el amabilísimo dueño nos dio una buena información sobre las rutas por la zona. Después de la comida nos dirigimos a visitar el conjunto monumental de San Vicente de Labuerda, declarado bien de interés cultural en 2002. 

   Está presidido por su parroquial, y se completa con dos edificios: el esconjuradero y la abadía. En el interior sobre el altar mayor se encuentra el retablo dedicado a San Vicente Mártir realizado a finales del siglo XV por Juan de Abadía. Luego, paseando por el pueblo descubrimos un restaurante que nos gustó para acercarnos a comer el domingo como despedida del grupo. 

   Después nos acercamos a Muro de Bellós donde visitamos el precioso pueblo deshabitado situado en lo alto de un promontorio sobre la confluencia de los ríos Bellós y Cinca.  Destacan sus increíbles vistas del Pirineo Central. El de Muro de Bellós es un caso especial entre los pueblos abandonados, ya que hasta el año 2000 estuvo habitado únicamente por dos personas, por lo que tenía electricidad, pero la carretera de acceso no se asfaltó hasta el año 2016. Sí asfaltada era complicada ¡No sé cómo subían antes!

   El sábado después de un buen desayuno nos dirigimos de camino a las ermitas de Tella, una gran excursión con algo de nieve pero sin problemas. La disfrutamos mucho, visitando cada una sin parar de hacer fotos y las diferentes formas de hacernos las más divertidas.

   A mediodía teníamos hora para una visita guiada en el Museo de Ingenios Musicales que reúne una parte de la colección Mur y muestra a través de las piezas expuestas los avances tecnológicos que han hecho posible la grabación y la reproducción del sonido a lo largo de la historia.

   La muestra abarca desde el siglo XIX hasta mediados del siglo XX. La colección fue iniciada por José Luis Mur Vidaller en la década de los años setenta del siglo XX, con este fin adquirió un edificio del siglo XVI ubicado en la plaza Mayor de Labuerda que reformó conservando la estructura original. La colección pretende ser un referente en España para el estudio y deleite de los que la visitan ¡Realmente fantástico!    

   Con la hora justa ¡que estrés! nos dirigimos a la fonda Carrera para comer y ¡qué comida! ¡Todo excepcional y bien servidos, con deciros que no pudimos cenar! Como decía mi abuela, todo muy bueno y muy abundante. 

   Pasamos al domingo. El último día nos quedamos en Morillo para visitarlo con tranquilidad y guardar el recuerdo de un sitio tan especial, en el que tanta gente trabajó para su recuperación.  

   Alicia nos envió un escrito (que leímos en la biblioteca) sobre La Historia de la reconstrucción de un pueblo del Pirineo: Morillo de Tou.

    ¡Emocionante! Gracias, Alicia.    

   Ya con las maletas en los coches nos dirigimos a San Vicente de Labuerda a comer en un restaurante Merendero Garcés que reabrían ese día. Comimos con unas vistas fantásticas, hicimos cuentas con la app Splid que, viaje a viaje, nos hemos ido acostumbrando a usar. 

   Llegó la despedida de unos días divertidos, interesantes y llenos de ilusión por el próximo encuentro. 

   Estos días hemos echado de menos a muchas amigas que por una causa u otra no han podido estar, la próxima tal vez seamos más.  

   ¿Dónde será? Es lo de menos, lo importante es hacerlo juntas. 

   ¡Os esperamos!    Desde la Comisión de actividades, grazie a tutti😊

Conferencia Resolución de Conflictos

  El pasado día 12 de marzo tuvimos un encuentro en el Centro Joaquín Roncal sobre “Resolución de conflictos” que amablemente Asun preparó para Las Crisálidas; un tema que ella lleva trabajando durante años especialmente con sus alumnos en su etapa de maestra. 

   El tema se centra en cómo se convive en una comunidad: Las normas, cómo se quiere vivir y cómo se solucionan los conflictos una vez identificados. 

 Intentar considerarlos como algo inherente a las relaciones humanas y sabiendo que van a existir en algún momento. No verlos como algo negativo y utilizarlos para conocernos mejor y mejorar la convivencia. 

   Empatizar, no juzgar y aprender a identificar emociones fueron algunos de los temas tratados. 

   Fue una actividad con mucha asistencia y que Asun nos presentó de manera desenfadada e incluso muy divertida en algunos momentos. Como el tema da mucho de sí, seguro que se repetirá en alguna otra ocasión. 

   Para olvidarnos de los conflictos, y prevenir futuros, al terminar nos fuimos a tomar una cerveza al Van Gogh que es algo en lo que siempre nos ponemos de acuerdo 🦋

¡Volvemos a petanquear! 

   Ya el cuerpo nos estaba pidiendo volver a tonificar brazos y vista, ajustar puntería y… competir, claro. La llegada del buen tiempo animó una mañana de mucho movimiento, risas y juego, que acabó, como suele suceder, en el tradicional vermú dominguero.

No sé si ganaríamos un campeonato, pero pasarlo, lo pasamos bien.

Visita a la Aljafería

      Domingo, 18 de febrero, aunque estamos en invierno bien podría haber sido un bonito día de primavera.

   En esta ocasión, la comisión de actividades, nos propuso un viaje de 1000 años atrás visitando La Aljafería (Palacio de la Alegría).

   Con las entradas ya reservadas, por gentileza de Clara, nos sumergimos sin darnos cuenta en un paseo a través de la historia de este Palacio que en sus inicios fue residencia de recreo de los reyes musulmanes, recinto fortificado y residencia de los Reyes de Aragón. Tuvo una parte tenebrosa como sede y cárcel de la Inquisición, fue Palacio de los Reyes Católicos, acuartelamiento durante el reinado de Carlos III y tras otros muchos cambios llega hasta la actualidad como un referente histórico y cultural para Zaragoza acogiendo la sede de las Cortes de Aragón desde 1987 y que pudimos visitar antes de terminar nuestro bonito paseo palaciego.

   En poco más de una hora soñamos con el esplendor del pasado, paseando entre los naranjos en flor y el murmullo del agua y también pudimos imaginar la dureza de los presos en sus celdas . Muchas sensaciones a través de las explicaciones de la guía que amablemente nos fue conduciendo por cada rincón y que nos sirvió para disfrutar de esta joya del arte hispanomusulmán que bien merece una y mil visitas.

   Como broche para cerrar una estupenda mañana de domingo, no podía faltar una terraza y un brindis por la buena compañía, que siempre invita a repetir. Un día de invierno primaveral inolvidable para Las Crisálidas que tuvimos la suerte de poder asistir.

Unas divertidas tardes lúdicas

Estos últimos meses, en la Comisión de actividades habíamos propuesto una serie de encuentros que, según las encuestas que se hicieron hace un tiempo, podíamos disfrutar y compartir.

   En base a esto se han ido proponiendo tardes lúdicas como taller de joyería, juegos de mesa, libroforum… etc.

   Las que más éxito han tenido han sido los talleres de joyería y las tardes de juegos.

  El pasado día 6 Concha organizó un taller de reparación de bisutería, las asistentes pudimos dar vida a antiguos collares y hacer algunas nuevas creaciones (pulseras, colgantes).

   Repetiremos.

   Este viernes día 23 tuvimos otra estupenda tarde de Rummikub.

 

 También hemos continuado con las tertulias de inglés, que coordina Emma, We are happy to speak English with friends.

   La idea es ir añadiendo más tardes en las que juntarnos.

   Jugando o haciendo alguna otra actividad compartida nos vamos conociendo.

   Podéis ir dando ideas de talleres nuevos para ir abriendo más temas.

   ¡Os esperamos en estas divertidas tardes!

Tertulia de inglés

[12 de enero de 2024]

Conversar es siempre algo placentero y nos sirve para intercambiar opiniones o para conocernos mejor.

   Intentarlo en inglés es un reto porque somos una generación que no dio importancia a los idiomas (eran otros tiempos) y se estudiaba dentro del grupo de asignaturas que llamábamos “marías”.

Pero nunca está todo perdido y siempre se está a tiempo de aprender o mejorar. Entre las últimas actividades propuestas, nos ha sorprendido gratamente Emma, compartiendo sus conocimientos para ampliar los nuestros, lo cual se agradece de verdad.   Con el grupo de Crisálidas que quieren superar esa barrera de soltar una frase sin miedo y adquirir un modesto aprendizaje del idioma, acudimos un día a la semana a una clase amena donde es importante mantener la atención para no perder el hilo. El grupo es diverso con distintos niveles de comprensión, algunas llevan bastante práctica a sus espaldas, pero por fortuna no habrá exámenes (aunque nunca se sabe) así que por qué no intentarlo.   

Una buena profesora, constancia, esfuerzo y motivación… Y a conversar.

It’s never too late.