Petanqueando

El día 14 volvimos a reunirnos para pasar un buen rato jugando a la petanca. El equipo crece y aprende… ya hasta conseguimos alejar las bolas del equipo adversario (pero siempre con buena intención, claro)      

Quedamos en las pistas del parque de los Poetas, que parece que nadie había usado en años, y, además de divertirnos, hacemos de foco de atracción de los lugareños que pasan por el parque, que miran, comentan a sus hijos que ellos jugaban de pequeños, nos dan consejos de cómo jugar mejor, otros nos observan con curiosidad y casi un poco de envidieta… Creo que les llama la atención que estemos un grupo de adultos jugando, que nos riamos y comentemos, a veces como jovenzuelos, que lo pasemos bien. La alegría y la amistad lucen y atraen.

Vinieron algunas personas interesadas por el proyecto.

Y, como no podía faltar, acabamos con un estupendo vermú que nos habían preparado Paqui y Joselo.

Seguimos…

Exposición de Eva Armisén en la Lonja

El pasado domingo día 20 quedamos para ver la Exposición de Eva Armisen (Zaragoza 1969) en el Palacio de “La Lonja” de Zaragoza.      

La exposición se titula Alegría. El recorrido se realiza a través de distintas etapas, pintar la vida, el amor, la lucha y la fragilidad. Inspiración y celebración.

El itinerario está íntimamente ligado a la vida personal de la artista y es un mensaje de optimismo a la vez que comprometido con su tiempo.

El itinerario está íntimamente ligado a la vida personal de la artista y es un mensaje de optimismo a la vez que comprometido con su tiempo.

En vista de la gente que había para verla nos fuimos poniendo en la fila según íbamos llegando. La exposición es un descanso para los sentidos, alegre y luminosa, con mensaje, como todo lo que la artista transmite con su pintura y escultura, fresca y divertida. Nos gustó mucho.

No tuvimos tiempo de ver el audiovisual, había mucha gente en espera y la entrada era por turnos de pocas personas. En estas actividades vamos viendo los gustos y preferencias y nos damos cuenta que hay que ir haciendo cosas diferentes, para llegar a todo el grupo e irnos conociendo.

Lo que siempre tiene gran éxito es la hora del vermú. A la salida fuimos un pequeño grupo de avanzadilla hasta la Plaza del Justicia, donde encontramos un buen sitio para reunirnos.

Allí en buena compañía haciendo proyectos de futuras quedadas, risas, cañas y algo más para resistir hasta la comida, acabamos una muy buena mañana.      

 ¡Hasta la próxima!

Vermú, bailes y solares

Una vez más, acudimos sin dudarlo a la invitación de Carmen y Jesús para un vermú-comida-tertulia en su terreno de Cadrete. Nos habíamos visto el día anterior pero eso no impidió volvernos a juntar un buen grupo. Y es que hay muchas ganas de compartir y disfrutar lo bueno de la vida. 

Queda constancia de que en el grupo hay muchas/os cocinitas y ya tenemos voluntarias para cocinar cuando estemos juntos, eso sí, en días especiales o cuando cada una quiera. El resto, felices.      

Poco a poco las mesas preparadas en el exterior para el evento, se fueron llenando de vinagrillos, patés, tortillas, quiché, huevos rellenos, ensaladilla, empanadas, pimientos, sardinas y un largo etcétera. A todo ello le precedió ese fabuloso cóctel que nos preparan los anfitriones. De los postres ¡qué decir! Gracias, Pilar y María José, por la riquísima tarta de chocolates y el tiramisú. ¡Qué nivel!

Tras saborear y disfrutar del momento gastronómico, llegó el de hablar y comentar la reunión del día anterior y nuestras preferencias sobre los diversos solares. Cada Crisálida expuso su opinión, y nos emplazamos para seguir tratando este tema crucial e ilusionante con todo el grupo.

Pedro, María José, Manuela, Françoise y Amalio pudieron hacerse una idea de lo que les espera. Sin duda pasamos unas horas muy agradables y fue un placer conocerlos y compartir esos momentos.

   Y qué mejor final que unas danzas entre cuerdos y locos para acabar la jornada. Mil gracias una vez más a Jesús y Carmen por abrirnos su casa y por hacerlo tan fácil.

   ¡Hasta pronto!

Una ruta por el Arrabal histórico

[23 de Enero de 2022, 10:30]

El pasado domingo día 23 habíamos quedado para conocer una parte tan desconocida como interesante de los arrabales de la ciudad.      

Comenzamos en el Peirón del Arrabal, situado junto al Puente de Piedra, frente al Balcón de San Lázaro, luego nos internamos en el barrio viejo donde se encuentra parte de la historia de Zaragoza.

Calle a calle fuimos descubriendo la organización de la huerta y ganadería de la que se abastecía la ciudad, de la historia referente a los Sitios de Zaragoza y sus héroes.      

Paseando llegamos al Parque del Tío Jorge, construido sobre las antiguas Balsas de Ebro Viejo, galacho formado por un cambio del curso del río tras las inundaciones de 1961. Se inauguró en 1968.

La imagen principal es la escultura del Tío Jorge en la que se ensalza su papel de defensor de la ciudad. 

  Acabado el paseo nos dirigimos a un bar y sentados al sol tomamos un buen y algo caro vermú ¡un día es un día!      

La mañana fue muy agradable y tuvo gran acogida, esto nos va diciendo sobre nuestros gustos para compartir estas mañanas domingueras.      

Un abrazo y hasta la próxima.

Caco Sanz

Liguilla de petanca

[16 de Enero de 2022, 11:00]

Dicen que la petanca ayuda a mejorar la concentración y la agudeza visual, la puntería, fortalece las extremidades con el movimiento constante mientras se absorbe la vitamina D del sol… Así que, olvidando los prejuicios que teníamos sobre ese deporte “de ancianos”, el 16 de noviembre pusimos la primera piedra del equipo de petanca “Las Crisálidas”.

Nos reunimos en el parque que está al final de la calle Poeta León Felipe.

El espacio está muy bien: aireado, soleado, y tres pistas en paralelo disponibles, rodeadas por bancos que añaden cierta comodidad.      

Acercarnos al boliche nos acercamos, unos más y otros menos, con más o menos suerte, lanzamos las bolas con más o menos puntería, pero lo que sí hicimos fue disfrutar de la mañana, jugar como adolescentes, reír, aplaudir los premios y paladear la copa y el vermú…    

 ¡Seguiremos!

Concha Nasarre

Comenzamos año y… volvemos a «nuestras andadas»

[9 de Enero de 2022, 10:30]

El domingo 9, en esta ocasión paraguas en mano y sin que la amenaza de lluvia nos rinda, percibo una sensación de alegría conjunta por «encontrarnos y compartir actividad». Este sentir, creo, da ligereza a nuestros pies y conversando y acompasando pasos las caminatas se amenizan resultando bastante más breves de lo que nuestras mentes y cuerpos perezosos habrían previsto.

El recorrido por el Ebro y su ribera desde puente de Santiago a Puente Almozara y desde allí al Azud en Vadorrey resultó, si cabe, más ilusionante y animada por la incorporación de las nuevas «andarinas» a las que tod@s recibimos encantadas.

Terminado el recorrido junto al Ebro, también hubo tiempo para vermú terracero y charla al final del trayecto.
   Siento que regalarnos estos ratos compartidos nos acerca y cohesiona un poco más cada día.

Paquita Lillo

Una mañana bailando

[19 de diciembre de 2021, 11:00]

Teníamos una cita para hacer un taller de danzas en el V Festival de “Música en las Nubes” que programa el Centro Cívico Delicias, con el grupo de “Danzas del Mundo” de Tertulia Albada.    

Al taller nos sumamos un grupo de Crisálidas que Previamente nos habíamos registrado para poder asistir al mismo, por los límites de aforo.    

La mañana pasó rápida entre músicas y las diferentes danzas que se habían seleccionado, las participantes que asistieron lo pasaron muy bien aprendiendo y bailan cada día mejor.

Cuando danzamos nuestra mente se libera de todas las preocupaciones, surgen las sensaciones agradables y positivas ¡te sientes libre y feliz!

Acabado el taller nos reunimos a tomar un vermú en el bar del mismo centro, por supuesto con el protocolo y cuidados lógicos.      

En fin, una buena mañana compartiendo danzas y más.      

¡Os esperamos en el próximo taller!

Paseo junto al río

Una vez más quedamos Las Crisálidas para disfrutar de la mañana del domingo, día 21, entre paseo y terraza. La idea es que combinando ambas propuestas podamos juntarnos mayor número de personas.

En esta ocasión fuimos un grupo numeroso aunque el recorrido fue corto. El día era frío con una ligera brisa ya preludio del invierno. Quedamos en la Pasarela del Voluntariado, recordando nuestros inicios, y dimos un pequeño paseo por la ribera dirección al azud imaginando y comentando cómo sería vivir junto al río, tener una terraza mirando al Pilar y la arboleda o cuántas alturas harían falta. Y ahí quedaron para otro día el solar, las preguntas y nuestros sueños…

Posteriormente nos juntamos en una terraza con el resto del grupo, compartiendo la hora del café con la hora del vermut. Fue un rato de tertulia e intercambio de ideas. Jesús había trabajado sobre los espacios comunes y nos invitó a reflexionar un poco sobre el tema. Habrá que seguir dando vueltas a muchos detalles mientras el río sigue su curso ajeno a nuestros proyectos      

La próxima vez intentaremos caminar un poco más porque, como alguien recordó, también tenemos que cuidarnos y un poco de ejercicio nos vendrá bien a todos.

¡Hasta pronto!

Recuerdos y amistad

Nuestro compañero y amigo Salvador Berlanga presentó el día 11 en el Centro Cívico Universidad y el 16 en el Paraninfo, su libro “Ecos y voces de infancia. Del blanco y negro al color”, que reúne casi cien testimonios inéditos de aragoneses que hablan de sus recuerdos de infancia, de la escuela, de la vida entonces.

Y allí estuvimos, crisálidas y crisálidos, para acompañar y disfrutar de dos estupendas sesiones entre amigos y conocidos, gente docta y artista, variada y polifacética que Salvador ha reunido en el libro… y, por supuesto, para escuchar la música en vivo de Araboas.  

 ¡Felicidades a Salvador y Ana por el supertrabajo!

Andada Juslibol – Alfocea

El sábado día 6 un pequeño grupito de Crisálidas, bien avenido y no menos animoso, considerando el viento y fresquito matutinos, salimos de excursión por los montes de Juslibol hacia el castillo de Miranda.

Así entre pasos, conversación y disfrutando de la naturaleza, al contemplar las extensas vistas a nuestros pies nos sentimos privilegiadas tal como pudiera haberles sucedido en su día a Alfonso I y sus tropas en la entrada desde este castillo y conquista de nuestra ciudad.

Desde allí nos dirigimos hacia Alfocea por un escondido y caprichoso bosque de tamarices que nos acogió para hacer la «paradita y fonda» entre charla y viandas, tras la cual regresamos por el GR99 y galacho de vuelta al punto de partida.