Muerte en Santa Rita

 Una amiga me recomendó esta lectura: “me ha recordado mucho a vuestro proyecto”, dijo. Me faltó tiempo para buscarlo. Todas estamos ansiosas en encontrar claves que nos ayuden en nuestra experiencia. Lo leí: es entretenido, de fácil lectura. Se trata de una novela de suspense.

   Y, ¿qué tiene que nos interese? Que la historia la protagonizan una comunidad de convivencia. Santa Rita es un patrimonio histórico que se retira a tiempo de la especulación inmobiliaria, un refugio, un sitio cuidado y mimado, un paraje natural idílico, dónde se vive en armonía y sin prisas. Es una forma de vida.

   Sus habitantes, con sus historias, preocupaciones y vicisitudes, muy distintos entre sí, se apoyan los unos en los otros contribuyendo con lo que se tiene y con su trabajo para el bienestar de la colectividad.

   Los tintes negros y misteriosos son los que dan interés a la novela, aunque nosotras veamos el concepto de la convivencia, el compromiso con la comunidad, y, personalmente, el espacio natural como recurso, el jardín dónde se articula la vida social de Santa Rita, relax, ocio, paseo, etc.

La OMS recomienda que las personas tengamos un espacio verde de al menos 0,5 Ha. a 300 m. de la vivienda. El contacto y visión de la naturaleza fomenta el bienestar, la imaginación y el juego creativo.

Muerte en Santa Rita

de Elia Barceló. 2022

Roca editorial

El caftán azul

Con este título podemos deleitarnos con un bonito drama romántico, ambientado en Marruecos, lleno de delicados y sutiles momentos que reflejan el amor desde diferentes ángulos. Los primeros planos y los espacios cerrados sin horizontes, envuelven las relaciones de estos tres protagonistas: un matrimonio y el aprendiz contratado. Las miradas y gestos hablan tanto o más que los propios diálogos y todo ello con un tempo lento, bastante lento, acorde con la narrativa que desmenuza y destapa la sensibilidad de sus protagonistas y sus sentimientos. La profesional y gran interpretación de la protagonista hace de hilo conductor y lleva de la mano la de los otros dos.

Con escenas costumbristas de la sociedad marroquí, el rodaje en escenarios cerrados y faltos de horizontes, excepto la escena del cementerio, nos sumerge también en una sociedad cerrada y oscura.

  

The Blue Caftanaka
2022 – Marruecos
Dirección: Maryam Touzani
Reparto: Saleh Bakri, Lubna Azabal, Ayoub Messioui 

La doncella

Cuando el amor apasionada y eróticamente vivido lo trastoca todo.

Es este un magnífico thriller psicológico, envuelto por unas situaciones amorosas apasionadas y eróticas que atrapan al espectador en un enrevesado y efectista guion, a la vez que sorprendente.

   Ambientada en la Corea de principios del siglo XX, bajo la dominación japonesa, el director nos lleva de la mano para comprender esta obra de verdadero cine que está inspirada en la novela inglesa «Falsa identidad», y nos sumerge en una trama de manipulaciones, engaños, seducciones y situaciones eróticas apasionadas y atrevidas pero para nada groseras.

   Enrevesado y efectista guion dividido en tres partes equilibradas, aunque con más fuerza la primera, en el que el viaje es predominante en su desarrollo. En cada una de las partes predomina uno de los tres personajes protagonistas, narrándose los avatares de una doncella que es contratada por un falso conde para embaucar a una joven heredera tiranizada por su tío. Con una puesta en escena magistral, el director, con ambientaciones misteriosas, detalles de múltiples objetos, primeros planos, trávelin y otros recursos como la banda musical, nos da una lección de cine logrando una excelente y premiada película en la que quedamos atrapados desde el principio hasta el final sin perder la atención.

   Muy recomendable y ya fuera de cartelera se puede ver en la plataforma de Filmin y Movistar Plus.

Dirección: Park Chan-wook

Año / País: 2016 / Corea del Sur

Título original: Ah-ga-ssi (The Handmaiden)

Duración 145 min.

Guion: Park Chan-wook, Jeong Seo-Kyeong (Novela: Sarah Waters)

Música: Jo Yeong-wook

Fotografía: Chung Chung-hoon

“El triángulo de la tristeza”

   El sábado 25 nos reunimos un grupo de Crisálidas en el cine Cervantes para ver “El triángulo de la tristeza”.

Tras el prólogo sarcástico sobre un casting de modelos masculinos, la película se divide en tres partes. En la primera, en tono de alta comedia, nos presenta a Carl y Yaya, pareja de modelos/influencers que servirán de hilo conductor de las tres partes. Son competitivos entre sí y mantienen un interesante pulso entre la nueva masculinidad y el romanticismo clásico.

   En la segunda parte, la pareja está embarcada en un yate de lujo con una serie de personajes ricos y esnobs. A destacar el ruso capitalista vendedor de estiércol, la adorable parejita de fabricantes de granadas y el impagable capitán marxista interpretado por Woody Harrelson, siempre borracho, al que cuesta sacar de su camarote para la “cena de gala con el capitán”. Cena en la que el ruso capitalista y el capitán marxista, inmersos en un caos etílico y escatológico, mantienen una diatriba política con citas de Karl Marx, Mark Twain y Noam Chomsky contra Ronald Reagan, Margaret Thatcher y John F. Kennedy.

En el tercer capítulo, los personajes que han sobrevivido al crucero acaban en una isla desierta. Como en un reality tipo Supervivientes, donde los ricos se acostumbran a sobrevivir. La única que sabe pescar, cocinar y apañárselas es la limpiadora filipina del barco, que ahora toma las riendas de la situación y se convierte en la capitana de ese grupo. Un capítulo que tiene también una mirada a los roles de género en la actualidad.

   Película divertida que se mete en todos los charcos de las actuales guerras culturales y deja un final abierto muy interesante.

   Después hubo coloquio delante de unas cervezas. Tarde de sábado perfecta en buena compañía. Para repetir.

   Película divertida que se mete en todos los charcos de las actuales guerras culturales y deja un final abierto muy interesante.

   Después hubo coloquio delante de unas cervezas. Tarde de sábado perfecta en buena compañía. Para repetir.


El triángulo de la tristeza

(Triangle of Sadness)

Guión y dirección: Ruben Östlund

Protagonistas: Harris Dickinson, Charlbi Dean, Woody Harrelson, Zlatko Burić, Dolly de Leon

Película premiada con la Palma de Oro de Cannes.

Peregrinas

El viaje de la vida es el gran peregrinaje

 En abril de 2021 Joaquín Berges, de Zaragoza, publica «Peregrinas», un viaje de humor y transcendente emoción, protagonizado por tres ancianas octogenarias que se escapan de la residencia donde viven, justo cuando comienza la nueva normalidad tras el confinamiento por la pandemia.

Sus vidas están naufragando, la pierden, todo desaparece a su alrededor.

   Se escapan de la Residencia, como lo harían del confinamiento, de un hospital, de una prisión, dónde se ven condenados a cadena perpetua. Valoran la Residencia, no por los servicios que ofrece, sino por el tipo de las relaciones que en ella viven. Terminator, el Director; Conde Drácula, el Portero; Bruja del Castillo, Jefa de Auxiliares; Niña del exorcista, Monitora; Quasimodo, Administrador, etc.

   Para no vivir la realidad de la Residencia leen libros de aventuras, viven de sus recuerdos, reconstruyen su vida pasada, y, ¿por qué no?, hacen planes, quizá los últimos que hagan. En sus planes entran aventuras y otros convivientes, con quiénes se comprometen.

   Inician un “viaje”, un peregrinaje, donde no importa tanto el destino sino las experiencias que tienen durante el camino, se van sin pagar del restaurante, roban medicamentos, juegan en un bingo para conseguir dinero y poder vivir, conducen de forma peligrosa, se acercan al amor, dan gritos para deshacerse de situaciones anteriores, se liberan bañándose desnudas, etc.

   La vida, es la vuelta al mundo en 80 años, y volver al punto de partida cuando has perdido el rumbo de la vida. Convirtamos la vida en palabras contadas porque solo sucede lo que contamos.

As bestas

«La rapa das bestas» es una ancestral tradición gallega en la que los aldeanos dominan con su fuerza y técnica a un caballo que vive en libertad con el fin de marcarlo, cortarle la crin y desparasitarlo y curarle si es necesario. Aquí, en estas iniciales escenas, está la clave del guión de esta excelente película, una o quizás la mejor película rodada en España este año pasado y con múltiples nominaciones a los premios Goya.

   Basada en un hecho real, relata el conflicto de intereses legítimos entre los aldeanos y una pareja francesa que se instala en la aldea con el fin de darle una nueva perspectiva vital a esta. Su potente guión refleja en principio tanto una historia de amor, más allá de la permanencia física, como un «thriller» rural, al más puro estilo de los «westerns». Refleja de forma poliédrica un sin fin de temáticas de gran actualidad que se incardinan de una forma sencilla y a veces sutil, en la vida rural y que encajan como piezas de un puzzle. Las escenas costumbristas alternan con imágenes que reflejan el duro y resiliente papel de la mujer en el medio rural, la violencia masculina en la resolución de conflictos, la xenofobia, el desestabilizador papel del progreso en el medio rural, en este caso mediante los aerogeneradores eléctricos, el abandono y vaciamiento del campo, la difícil adaptación e integración de los nuevos pobladores, el consumo de proximidad y su efecto regenerador…

   Podríamos desmenuzar más temáticas pero, para finalizar, indicar que tanto la interpretación de los personajes como algunos potentisimos diálogos y la dirección y labor del equipo de rodaje, consiguen una excelente puesta en escena, con un tempo sostenido, tenso a la vez que real y potentemente vital. ¡Para no perdersela!

Dirección: Rodrigo Sorogoyen

Producción: Sandra Tàpia Díaz (fr)

Guion: Isabel Peña y Rodrigo Sorogoyen

Música: Olivier Arson

Fotografía: Alejandro de Pablo

Protagonistas:
– Denis Menochet
– Marina Foïs
– Luis Zahera
– Diego Anido

¿Bailas?

Ya al final hemos aprendido que el ejercicio físico es una buena ayuda para mantener y mejorar nuestra salud. Pero Lucy Vincent en su libro “Pon a bailar tu cerebro: los beneficios físicos, emocionales y cognitivos del baile” va más allá.

Es bioneuróloga y amante del baile. Según ella, bailar crea nuevas conexiones neuronales en el cerebelo. La memorización de los pasos y la coordinación de movimientos complejos no sólo oxigena nuestro cerebro, sino que lo flexibiliza y crea nuevos surcos, lo modela y enriquece.

Siempre hemos pensado en el cerebro como una masa fundamental que nos dirige y permite vivir, pero, al igual que cualquier otro músculo, podemos fortalecerlo y hacerlo más versátil.

No sólo el estudio y la lectura (que también) enriquecen nuestra mente. Se está investigando el efecto del baile en las personas de más edad.  En un estudio sobre dos grupos de mayores de 65 años, unos bailaban todas las semanas y el otro grupo realizaba un deporte de una intensidad equivalente. Se vio que las personas que bailaban presentaban mejoras en la memoria que no se produjeron en el grupo que hacía ejercicio y es gracias al aprendizaje de nuevos movimientos coordinados con la música. Es el cuerpo mediante el movimiento el que hace crecer al cerebro, al igual que ocurre con el tai chi u otra actividad física que no sea sólo repetitiva. Hay estudios concluyentes sobre las mejoras que el baile produce sobre la memoria, la atención y el humor.

Además, bailando se generan nuevas sensaciones, sensaciones placenteras que mejoran el vínculo entre el cuerpo y el cerebro, lo que a su vez aumenta la autoestima y la conciencia de uno mismo. Se desarrollan nuevas conexiones con las redes emocionales y cognitivas. Bailar también es una forma de integrarse en la vida, de participar en el entorno, de comprender al otro y adaptar y unir habilidades.

Capacidades cognitivas, inteligencia, buena salud, longevidad, seducción, comprensión de los demás, interacción social…¿Qué más se puede pedir?

Tiene una buena bibliografía y unos pasos de baile sencillos que se pueden ver en Youtube y en su página www.clickanddance.com. La verdad es que los videos son un poco decepcionantes, después del interés del libro. Tecleando “Faites danser votre cerveau” encontrareis sencillas coreografías para practicar y entrevistas a Lucy Vincent.

Dice Lucy “Bailar es convertirse en uno mismo” ¿Bailas?

Argentina, 1985

   «Nunca más». Rotunda y severa negación que hemos oído en más de una ocasión para no aceptar categóricamente una situación o hechos acontecidos. Con esta frase cierra su alegato acusador el Fiscal Julio César Strassera contra las juntas militares argentinas responsables de las desapariciones y torturas de ciudadanos argentinos durante sus gobiernos desde 1976 a 1983. «Argentina 1985» reconstruye, a la manera hollywoodiense, el juicio contra la dictadura del General Videla. Desde el primer momento, este drama nos hace empatizar con la tesis de la fiscalía a base de una notabilisima interpretación de Ricardo Darin, digna de una buena mención o premio, que interpreta al fiscal Julio César Strassera y de un buen ritmo narrativo con notas de humor y ciertas dosis de incertidumbre y tensión. En ningún momento la película cansa o se hace lenta debido a un tempo acertado que mantiene un ritmo narrativo que nos «engancha». Mediante el reflejo de la vida familiar, personal y profesional del protagonista, empatizamos con el protagonista, quien recurre a jóvenes sin experiencia para armar la causa judicial y lograr su sintonía con la sociedad argentina y su éxito en un proceso contrarreloj como fiscal.

Una buena película basada en unos hechos recientes que hemos conocido y que nos resultan familiares y que los argentinos supieron afrontar desde una perspectiva valiente y civil, no sin tensiones, y que supuso una lección de justicia y patriotismo democrático, sentando un precedente para que nunca más se den las circunstancias juzgadas.

Fernando Bel


Argentina, 1985 es una película de drama histórico argentino-estadounidense de 2022 producida y dirigida por Santiago Mitre y escrita por Mitre y Mariano Llinás.

Está protagonizada por Ricardo Darín, Peter Lanzani, Alejandra Flechner y Norman Briski. 

El poder del perro

No había leído ninguna novela del Oeste hasta que vi “El Poder del perro” de Jane Campion. Quedé tan impactada que después de verla fui a buscar la novela de Thomas Savage en la que está basada la película.

    La novela fue publicada en 1969 y su argumento coincide perfectamente con la película.

   Está narrada con un estilo claro, sencillo y una estructura lineal que supongo debe coincidir con el estilo clásico de las novelas de este género. Pero el lenguaje empleado, tanto en el relato literario como en el relato fílmico, hacen de la misma narración dos obras de arte completamente diferentes. La novela tiene fuerza y sensibilidad. Se lee muy bien, a pesar de los dramas y las cosas tan terroríficas que cuenta.

La acción transcurre en Montana, alrededor de 1924. Nos muestra a Phil y George, dos hermanos propietarios de un rancho con miles de cabezas de ganado. Son muy diferentes entre ellos: George es tranquilo, imperturbable, y dirige el negocio. Phil es el responsable de una numerosa cuadrilla de vaqueros fuertes y rudos. Activo, inteligente y con una admiración por Bronco Henry, ya muerto y convertido en leyenda, y del que habla continuamente a sus trabajadores. George no tiene ningún sentido del humor y solo desea vivir tranquilo. Se casa con Rose, que regenta el restaurante donde suele comer el grupo de vaqueros en los traslados del ganado. Rose tiene un hijo, Peter, del que Phil se burla por su amaneramiento y apariencia poco masculina, y tan lejos de la imagen de total masculinidad, de hombre-macho que se ha forjado y tras la que se oculta. Al casarse George y Rose se van a vivir al rancho familiar donde todavía los dos hermanos compartían aún el mismo cuarto. Estos cambios modifican la conducta de Phil que emprende una campaña contra ella que la empuja hacia el alcoholismo y la destrucción.

   Pero de repente la película da un vuelco, pasa de ser un western con todos sus componentes a ser otra cosa. Los personajes que estaban encerrados en sí mismos con la personalidad que se habían autocreado van evolucionando y se produce un cambio radical, se van descubriendo reacciones distintas en ellos, y abriendo la puerta a lo que ocultaban: la masculinidad falsa, la violencia tapada, la maldad disimulada, la venganza larvada, la debilidad escondida… Y aquí el trabajo de los actores se vuelve genial. Tanto que da como miedo el sentir que algo tan terrible como lo que están representando sea a la vez tan bello y te haga disfrutar de la inteligencia y el arte que tienen para mostrar ese estudio psicológico de los personajes y sus reacciones y sus relaciones con los otros…

   El paisaje, una naturaleza salvaje, dura, fuerte, que casi duele al verla, sin concesiones apenas, solo suavizándose acompañando en algún momento “por exigencias del guión” y que es un elemento tan importante y genial en la película como la interpretación.

   Maravillosa también la fotografía. Hay que verla en pantalla grande, ¡se lo merece!

   La película es dura, salvaje, brillante, brutal, pero bellísima. Con una violencia concentrada y terrible. Es una película de vaqueros, con hombres ásperos, rudos como el paisaje desolado de sus montañas, pero también es un estudio psicológico de sus personalidades, una película de suspense que analiza las relaciones y reacciones de los personajes, dosificando la información hasta el terrible desenlace final.

   Me gustó mucho, ¡muchísimo! Y os animo a verla sabiendo que es dura, violenta, incómoda… Y si la veis desde una mirada feminista, analizar este mundo de hombres puede ser muy interesante.

   Pero no os dejéis engañar por mi entusiasmo: ¡hay a quien no le gusta!

Carmen Antolín

VORTEX: Dos miradas

— 1 —

   En agosto propuse ir a ver la película VORTEX, de Gaspar Noé, que trata de la dependencia en la vejez.

   La película tenía buenas críticas por eso me sorprendió los comentarios surgidos a raíz de la propuesta, en referencia a las hondas emociones que provoca. Entre ellas, tristeza y llanto.

   Tras el visionado de la película, que me emocionó profundamente aún sin llegar al llanto, me hizo reflexionar sobre el futuro ya que incluía escenas sacadas de la realidad que, a nuestra edad, sabemos que son cotidianas en nuestros mayores.

   La película narra un incómodo retrato de la vejez, que se instala en el vórtice de una espiral (VORTEX) de la que no se sale. Una situación que pervierte las relaciones de pareja, las familiares, y, seguramente, las de cualquier convivencia.

   Muestra la decrepitud, las bajezas del ser humano, la desolación del envejecimiento físico y mental. Tres elementos, los recuerdos del “sueño” que ha sido su vida, la ingente medicación y el ambiente claustrofóbico, consiguen no hacer amable la película.

   Los viejos en los pueblos primitivos se alejaban solos de la tribu, y hoy tenemos la eutanasia para evitar a los convivientes ese drama. Pero también es posible prepararnos a sobrellevar y aceptar esta realidad cuando la tenemos a nuestro lado. Este acompañamiento, si es compartido se lleva mejor. El no querer verlo ni siquiera en la ficción no nos evitará vivir la realidad de nuestro entorno.

   La película se puede ver involucrando nuestras vísceras, nuestro corazón o con la razón.

   Me pareció una oportunidad perdida no haber podido compartir todas esas emociones en el grupo y entre tod@s haber sacado conclusiones e incluso nuevas ideas y propuestas para nuestro proyecto común.

Alicia Aliaga

— 2 —

   Vortex nos muestra la vida de un anciano matrimonio de intelectuales que vive en una bonita casa en Paris. Ella tiene alzheimer y él una enfermedad cardiovascular. No quieren dejar la casa en la que han vivido, los libros pesan demasiado y es difícil dejarlos, y su cotidianeidad transcurre entre la calma de la convivencia en la que ya no es necesario hablar y la inconsciente situación de peligro constante por su salud.

   El abandono de la propia casa hace sentir perder la vida, pero la vida se va perdiendo inexorablemente. El apego precipita la pérdida. En la pantalla dividida en dos, vemos dos vidas que avanzan separadamente en un mismo espacio, dos soledades cohabitantes. Vida, intereses, actividades diferentes. La cotidianeidad va asumiendo pequeñas transformaciones que deterioran el futuro: perderse en el supermercado, dejarse el gas encendido, jugar con las pastillas…Desamparo inconsciente.

   No hay sitio para la compasión. Sí el terror, la ansiedad: ¿Qué está haciendo? ¿Se va a perder?¿Se tomará las pastillas adecuadas? La simple realidad da miedo.

   Françoise Lebrun y Dario Argento interpretan extraordinariamente sus personajes. La mirada de Françoise llega hasta nuestras profundidades. Viven con dignidad y autosuficiencia su deterioro físico y mental, asumiéndolo como algo natural, sin darle más importancia. Viviendo con él y remediándolo como pueden.

   La película comienza con una maravillosa interpretación de “Mon ami la rose” de Françoise Hardy que canta el paso del tiempo (ella misma lucha contra la enfermedad en su vejez y ha solicitado la eutanasia). 

Vortex es una película pesimista-realista sobre el paso del tiempo, pero también sobre la supervivencia humana. En un primer momento te deja devastada. En una segunda visión se empieza a apreciar el valor de los ancianos, que no quieren perder su personalidad y su forma de vivir hasta su último momento.

Vortex es una película pesimista-realista sobre el paso del tiempo, pero también sobre la supervivencia humana. En un primer momento te deja devastada. En una segunda visión se empieza a apreciar el valor de los ancianos, que no quieren perder su personalidad y su forma de vivir hasta su último momento.

Concha Nasarre

Dario Argento, Françoise Lebrun, Alex Lutz, Kylian Dheret

Vista en première en el Festival de Cannes 2021